10 catedrales más impresionantes de España

¿Te gustaría descubrir cuáles son las catedrales de España más hermosas y asombrosas? En este artículo, te presentamos una selección de aquellas catedrales que, sin duda, querrás conocer en persona cuando tengas oportunidad.

Las catedrales de España más bonitas

La arquitectura de las catedrales españolas es tan diversa que sorprende a cualquier turista. Seas o no practicante, muchas de ellas bien merecen ser conocidas por sus maravillosos vitraux, frescos y campanarios.

La Catedral de Santiago de Compostela

La famosa Catedral de Compostela comenzó a construirse en el año 1075. Sin embargo, debido a diferentes complicaciones, se finalizó en 1168 de la mano del Mestro Mateo.

Esta curiosidad respecto a su construcción hace que su arquitectura englobe elementos medievales, del renacimiento y del neoclasicismo. Destaca por su construcción en granito con lajas en forma de cruz latina. También por su maravilloso Pórtico de la Gloria y, por supuesto, por la estatua de Santiago de Compostela.

Cuenta la leyenda que los restos del apóstol Santiago fueron transportados en un barco de ángeles desde Jerusalén para ser descubiertos varios siglos más tarde por Pelayo, el ermitaño.

La Mezquita-Catedral de Córdoba

Su nombre real es Catedral de la Asunción de Nuestra Señora, pero se la conoce mundialmente como la Mezquita de Córdoba. Sin duda, es un lugar que conquista por su belleza singular. Obra de la arquitectura islámica, está constituida por diversos arcos y por más de 800 pilares de jaspe, mármol y granito.

En su interior, además, se pueden descubrir restos de una antigua basílica visigoda, así como una maravillosa silería del coro tallada en el siglo XVIII.

Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana de Santa María de Burgos

No podemos dejar de nombrarla entre las catedrales de España más impresionantes. De estilo gótico, se alza orgullosa la catedral de Burgos con sus espiras octogonales, sus altísimas agujas y arcos ojivales típicos del estilo arquitectónico francés.

En su interior descansan los restos del Cid Campeador y Doña Jimena, siendo así un destino perfecto para los amantes de la literatura.

Santa Iglesia Catedral de Santa María la Real de la Almudena (Madrid)

Ubicada en pleno centro de Madrid, la Almudena, como se la conoce, se alza sobre el antiguo emplazamiento de una mezquita. Se trata de un enorme edificio de 102 metros de largo y 73 de alto, construido en estilo neoclásico, neogótico y neorrománico.

Consagrada por el Papa Juan Pablo II, es una de las construcciones más destacas de Madrid. Lo más interesante de esta catedral son sus limpias líneas arquitectónicas, a pesar de combinar estilos que van desde el barroco hasta el gótico.

Santa Iglesia Catedral Basílica de la Santa Cruz y Santa Eulalia (Barcelona)

Más conocida como La Seu, la catedral de Barcelona bien merece ser admirada. Erigida sobre los restos de una antigua catedral románica, fue declarada Bien de Interés Cultural.

Llama la atención su amplia fachada neogótica con sus dos torres ornamentadas, además de su cimborrio coronado con la imagen de Santa Elena.

Catedral-Basílica de Santa María (Palma de Mallorca)

Seguramente hayas visto algún vez una fotografía de la catedral de Mallorca con su enorme rosetón. Se dice que es el rosetón más grande del mundo y por ello, y por su maravilloso enclave sobre las antiguas murallas de la ciudad justo frente al Mediterráneo, merece un lugar en nuestra selección.

Catedral-Basílica de Nuestra Señora del Pilar (Zaragoza)

Si hay una catedral que puede ser considerada un rompecabezas de estilos, es esta: al contemplarla se pueden distinguir el románico tardío de sus ajedrezados, su portal clásico y el cimborro y sus azulejos mudéjares. Sin duda, hay que dejarse embargar por su encanto.

La Catedral de Sevilla

Mundialmente famosa como la catedral gótica cristiana más grande del mundo (título que no sabemos si es realmente cierto), destaca por la Giralda, una torre de 104 metros de altura que da testimonio de su pasado musulmán.

Catedral-Basílica Metropolitana de la Asunción de Nuestra Señora de Valencia

Lo más llamativo de su construcción es el Miguelete, uno de los emblemas de Valencia. Por fuera, vemos una iglesia que combina estilos románicos, barrocos, góticos y neoclásicos, y por dentro, unas espectaculares pinturas del Quattrocento italiano.

La Catedral de Oviedo

Tres siglos duró su construcción, por lo que es un verdadero muestrario de estilos arquitectónicos repartidos en 130 metros cuadrados. Destaca la Cámara Santa, una de las estancias originales y lugar donde se conserva el tesoro de las reliquias.

¿Qué te parece nuestra selección de catedrales de España? La Península Ibérica cuenta con muchísimas más catedrales que merece la pena conocer, como la Catedral de Plasencia (Cáceres), la de León o la de Zamora. ¡Toma nota!