3 consejos para los que viajan a Formentera

La Pitiusa menor es una isla pequeña, pero de belleza inigualable. Su escaso territorio alberga magníficos parajes naturales y numerosos encantos y posibilidades turísticas. Por ello, en las siguientes líneas encontrarás algunos consejos para los que viajan a Formentera que te ayudarán en tu viaje.

Por las características propias de la isla, uno de los aspectos más relevantes que has de tener en cuenta es la antelación. Es importante que durante todo tu viaje planifiques los destinos y actividades, pues la afluencia de turistas es grande en relación al tamaño de la isla. Una buena organización te evitará dificultades de última hora.

Consejos para los que viajan a Formentera

¿Cómo llegar?

La única manera de llegar a Formentera es por mar, ya que la isla no dispone de aeropuerto. Así, será necesario tomar un ferri en Ibiza (la isla más cercana) que nos conduzca hasta el puerto de La Savina. Afortunadamente, este servicio de conexión entre islas funciona con una buena frecuencia y el trayecto no dura más de 40 minutos.

Otra alternativa es tomar un taxi marítimo entre Ibiza y Formentera. Esta es la opción más adecuada cuando, por cualquier motivo, los horarios de los ferris no son compatibles con tus planes.

¿Cómo moverse por la isla?

Una vez en la isla, existen diversas opciones de desplazamiento, por lo que tienes que escoger la que mejor se ajuste a tus preferencias:

  • Bicicleta: es la opción más ecológica y permite disfrutar de una mayor sensación de libertad al recorrer la isla. Además, Formentera está muy bien preparada al respecto, ofreciendo diversos servicios de alquiler de bicicletas y contando con 28 rutas que conectan todas las playas y lugares principales.
  • Moto: desplazarse en moto es una buena alternativa para evitar el tráfico y, en cierta medida, las dificultades de aparcamiento. No obstante, algunas carreteras se encuentran sin asfaltar, algo que puede resultar incómodo. Además, no es una opción plausible si se necesita transportar el equipaje.
  • Coche: es la elección más cómoda, especialmente si se viaja con niños y maletas. Puedes llevar tu propio vehículo en el ferry o alquilar uno a tu llegada. La isla cuenta con 25 puntos de carga de coches eléctricos, por lo que estos son una opción barata y ecológica. Sin embargo, puede que encuentres complicado aparcar en los sitios más populares y concurridos.
  • Transporte público: moverse en autobús es económico y sencillo. Además, durante los meses de primavera y verano funciona una línea turística (L1) que facilita el acceso a las playas y a los puntos de interés. Sin embargo, no se cuenta con la misma libertad para explorar la isla.

¿Dónde alojarse?

Formentera es una isla pequeña y, por ello, cualquier lugar en el que te alojes estará cerca de las playas y de las principales atracciones. Por lo mismo, la oferta de alojamientos es limitada y durante la temporada alta de verano la isla cuelga el cartel de completo. Por ello, te recomendamos hacer tu reserva con suficiente antelación.

Respecto a las mejores zonas donde alojarse, has de tener en cuenta cuáles son tus preferencias. Si buscas una localidad turística, con ambiente y servicios, opta por Es Pujols. Si eres un apasionado del sol y el mar, la Playa de Migjorn es el lugar adecuado para ti; y si buscas un ambiente íntimo, tranquilo y lleno de encanto, Es Caló te dejará maravillado.

Otros consejos para los que viajan a Formentera

Reservar con antelación es una premisa que también debes aplicar a la hora de acudir a los restaurantes y a los principales puntos de interés con aforo limitado. Ten en cuenta que, sobre todo en verano, la afluencia de turistas crece y la capacidad de la isla es limitada.

Por último, recuerda que en Formentera no solo podrás disfrutar de sus preciosas playas. Acércate también a conocer sus pintorescos pueblos y realiza la mágica Ruta de los Faros.

Las actividades al aire libre como el ciclismo o el senderismo también son excelentes alternativas para descubrir los bellos espacios naturales de la isla. Pronto comprenderás que Formentera nada tiene que envidiar a las demás Islas Baleares.