5 consejos prácticos a la hora de visitar un volcán

El turismo de volcanes está en auge, pues se trata una visita excitante y muy interesante. Sin embargo, aunque se ha vuelto muy popular, no hay que olvidar que visitar un volcán siempre entraña peligros.

Sin duda alguna, poder ver las erupciones volcánicas y experimentarlas de primera mano es una experiencia única. Si te gustaría estar cerca de alguna de estas ventanas al interior de la tierra, debes saber que tendrás que poner en práctica algunos consejos sobre seguridad.

En el artículo de hoy queremos compartir contigo una serie de recomendaciones útiles para que puedas disfrutar al máximo de tu experiencia.

Qué tener en cuenta para visitar un volcán

Las normas y recomendaciones pueden variar en función del volcán que vamos a visitar. No obstante, suele haber una serie de consejos comunes que pueden ser de utilidad para cualquier destino. ¡Toma nota!

Planea tu viaje con antelación

Conviene planear bien este tipo de viajes, por lo que busca información sobre el volcán antes de tu visita. Además, si reservas tu ruta con antelación puedes consultar por internet todas las instalaciones del lugar o el itinerario.

Si, por el contrario, eliges no reservar con antelación, es posible que en temporada alta no queden plazas disponibles en ninguno de los grupos para el mismo día de tu visita. Así que, siempre que sea posible, te recomendamos que hagas la reserva online.

Viaja bien equipado

La visita al volcán suele conllevar una ruta de senderismo por los alrededores, por lo que conviene llevar buen calzado para caminar unos cuantos kilómetros en los que podrás disfrutar del paisaje.

También te aconsejamos llevar ropa cómoda y algo de abrigo, así como gafas de sol y crema solar. Aunque es importante tener en cuenta estas recomendaciones durante todo el año, en verano, sobre todo, no olvides llevar agua suficiente para evitar la deshidratación.

Sigue las normas

Es conveniente que se sigan las normas establecidas por las autoridades de la zona en todo momento. Si un área está cerrada porque se considera insegura, no te arriesgues. Tu experiencia única podría torcerse.

Muchas personas han tenido accidentes porque ignoraron las advertencias de las autoridades. Aunque pienses que la zona parece segura, en un volcán siempre hay peligros que pueden no verse a simple vista. Las erupciones volcánicas pueden causar gases tóxicos y suelos inestables.

Busca un guía autorizado

Aunque es posible visitar algunos volcanes con guía o de forma independiente, en otros, sobre todo los que están activos, es necesario contar con una persona autorizada para que guíe la ruta. Es fundamental seguir las indicaciones del guía en todo momento.

En algunos lugares, se acerca al turista a ver el volcán activo en helicóptero o avión, a pesar de las advertencias de las autoridades. No te pongas en peligro y ten siempre en cuenta las recomendaciones de las autoridades, no a la gente que busca ganar un dinero extra.

Respeta el entorno

Visitar un volcán implica el contacto directo con el medio ambiente. Por esta razón, es importante respetar el entorno, no molestar a los animales ni arrancar, recoger o extraer plantas y minerales, así como alterar cualquier otro elemento natural.

Los residuos generados durante la visita guárdalos en la mochila hasta llegar a las zonas pobladas. Nunca dejes basura fuera de las zonas de recogida.

De la misma manera, en general, no se pueden conducir vehículos fuera de las áreas asfaltadas abiertas al público. Por esto recomendamos buscar información sobre el volcán y sus normas antes de la visita. De este modo, se podrá colaborar para que el viaje sea más agradable y seguro, así como contribuir a preservar este entorno único.

Si se cumplen las normas establecidas, la visita al volcán puede ser una experiencia única y segura. ¿Quieres disfrutar de un viaje fascinante para ver una erupción volcánica?

Sin duda, esta es una de las experiencias que no olvidarás en tu vida. Sigue siempre las recomendaciones y disfruta de tu visita sin poner en riesgo tu seguridad ni la de tus acompañantes.