6 actividades que puedes hacer en verano en Menorca

Menorca es una de las Islas Baleares situadas en el mar Mediterráneo. Es famosa por sus playas interminables y sus calas de arena blanca, aguas turquesas y costas arboladas. El lugar fue nombrado Reserva de la Biosfera en 1993 en un esfuerzo por proteger la belleza natural de su entorno.

Hoy en día, los paisajes idílicos y las aguas cálidas de Menorca atraen cada año a miles de turistas que la visitan para admirar el encanto natural de la zona. Por ello, la isla ofrece distintas actividades que se adaptan a todos los gustos, sobre todo en verano.

Por si la eliges como futuro destino de vacaciones, te dejamos una pequeña selección de actividades y lugares que no te puedes perder durante tu estancia en esta isla del Mediterráneo.

Una ruta por sus pueblos

Sabemos que la gran mayoría de los turistas que acuden cada verano a esta paradisiaca isla lo hacen atraídos por sus espectaculares playas. Sin embargo, no hay que perder la oportunidad de conocer sus pequeños pueblos llenos de historia y encanto.

Uno de ellos es su capital, Mahón. El puerto de Mahón es el segundo puerto natural más grande del mundo. Además, por esta ciudad han pasado muchos pueblos diferentes a lo largo de la historia, por lo que te encontrarás con una rica arquitectura en cuanto a estilos.

Otro de los pueblos más increíbles es Ciudadela. Fue la capital de Menorca durante los tiempos de los romanos y los moros. Piérdete por su casco antiguo y visita la Plaça Nova, la Plaça des Born y su catedral.

Por su parte, Binibeca Vell parece una postal. Sus villas mediterráneas, blancas y de estilo tradicional no te dejarán indiferente. Binibeca Vell fue construido a finales de los 60 y principios de los 70 para representar un tradicional pueblo de pescadores.

Senderismo por el Parque Natural de s’Albufera des Grau

Los amantes de la naturaleza no querrán perderse una ruta de senderismo por el Parque Natural de s’Albufera des Grau, en la costa norte de Menorca. Es el núcleo de la Reserva de la Biosfera que engloba toda la isla, y consta de una laguna de agua dulce rodeada de plantas, bosques y una gran variedad de especies de aves.

Podrías pasar días caminando por los muchos senderos de la reserva natural, así que, si quieres ver más de esta región salvaje, lo ideal es alquilar bicicletas.

Un paseo en barco por las calas de Menorca

Sin duda, una de las actividades más demandadas durante el verano menorquín es el paseo en barco. Descubre las mejores playas y calas escondidas de Menorca a las que solo se puede acceder por mar.

Desde las más conocidas, como cala Macarelleta y cala Macarella hasta las calas más tranquilas y remotas. Esta es la mejor manera de explorar los acantilados blancos y las increíbles aguas azules de la costa de Menorca.

Unas vistas espectaculares desde Monte Toro

Si Menorca tiene un punto fuerte este es su entorno natural. Si disfrutas de las actividades al aire libre, no puedes perderte las vistas desde el Monte Toro. Se trata del pico más alto de Menorca, por lo que no hay mejor lugar para apreciar plenamente la belleza de la isla. Puedes ir andando o en bici.

Una vez en la cima, podrás visitar el santuario de la Virgen del Toro, construido en el siglo XVII sobre una iglesia gótica, y una pequeña estatua el Cristo.

Parapente para los más atrevidos

Una de las aventuras más emocionantes e inspiradoras de Menorca es el parapente, que ofrece a los turistas la experiencia de sus vidas. Es una oportunidad única para maravillarse con los magníficos paisajes de Menorca desde una perspectiva única, a vista de pájaro.

Vuela en contacto con la naturaleza en parapente biplaza de forma despreocupada y segura, ya que siempre estarás acompañado por un piloto profesional. Puedes elegir entre volar desde Monte Toro o Son Bou.

La deliciosa gastronomía de la isla

Menorca se disfruta con los cinco sentidos. Una de las decisiones más difíciles que tendrás que tomar en la isla será qué pedir en sus restaurantes. Como en toda España, la comida es deliciosa y ofrece productos tradicionales que no probarás en ningún otro lugar.

Uno de los más populares es el queso de Mahón, que es un queso de leche de vaca un poco salado por la sal marina de la hierba que comen las vacas. La fruta que se cultiva en Menorca también está riquísima. Prueba los melocotones, naranjas y fresas de la zona.

Pero si hay un plato tradicional que tienes que degustar son las albóndigas de pescado y la caldereta de langosta. La paella de marisco y los mejillones siempre serán opciones acertadas también.

Playas, paseos en barco, vistas espectaculares… Menorca ofrece tantas actividades en verano que te costará decidirte. Puedes hacer kayak en las cuevas de Cala en Porter, hacer esnórquel en la costa norte, alquilar motos acuáticas o visitar sus típicos pueblos pesqueros.