6 piscinas naturales que conocer en las Islas Baleares

• por Elena Sanz

El archipiélago balear cuenta con multitud de playas y calas de magnífica belleza que atraen a turistas de todas las partes del mundo. Sin embargo, esta no es la única forma de refrescarse durante los calurosos días de verano. Las piscinas naturales en las Islas Baleares son uno de sus grandes atractivos y una experiencia que no te puedes perder si visitas este destino.

Estos lugares tan bellos y curiosos son espacios que han sido creados por la naturaleza mediante la acción del mar, el viento y la roca, y constituyen preciosos estanques de agua salada en los que relajarse y disfrutar de una jornada memorable.

En estos espacios, la intervención de la mano del hombre es mínima. Únicamente se adecúa el entorno para crear zonas de solárium o añadir escaleras que faciliten el baño. Si quieres descubrir algunas de ellas, ¡sigue leyendo!

Las mejores piscinas naturales en las Islas Baleares

Visitar las piscinas naturales es una divertida actividad para completar tus vacaciones en las Islas Baleares. A continuación te mostramos algunas de las más atractivas para que puedas elegir:

Punta de Amer (Mallorca)

La piscina natural de Sa Punta de n’Amer está situada en la zona oriental de Mallorca, cerca de Cala Millor. Este enclave natural está protegido y tiene un gran valor arqueológico e histórico, ya que aquí se puede visitar una torre de defensa del siglo XVII así como un búnker de la Guerra Civil española.

Para refrescarse habrá que acceder a las piscinas naturales caminando por un sendero desde el parking. Llegaremos a una zona de piedras de cantera donde se forman estas pequeñas áreas de baño al entrar el agua del mar.

Clot d’es Moro (Mallorca)

Esta segunda piscina natural se ubica en el extremo occidental de la isla, cerca de Port Adriano. El acceso es más complicado que la anterior, pero sin duda merece la pena. Para llegar hasta ella es necesario partir del mirador del Toro y descender las escaleras de hormigón que bajan el acantilado.

Las aguas de la zona son de gran valor ecológico, por lo que conviene llevar unas gafas de buceo para poder contemplar la diversas de especies marinas que las habitan. Además, esta piscina natural suele estar poco frecuentada.

Zona del Delta en Llucmajor (Mallorca)

En el sur de Mallorca, concretamente en la localidad de Llucmajor se encuentra una de las mejores zonas a las que acudir si buscas piscinas naturales. Y es que aquí, la forma irregular de las rocas de la costa genera piscinas de agua salada perfectas para acudir en familia y disfrutar con los niños sin preocuparse.

El acceso es sencillo y se pueden encontrar varias piscinas naturales entre las que elegir.

Cala Pregonda (Menorca)

En Menorca también podrás disfrutar de este tipo de formación natural. Para ello, tendrás que dirigirte a Cala Pregonda, en la zona norte de Menorca. Delante de la cala se encuentra el islote de Escull de Pregonda, y es aquí donde encontrarás una maravillosa piscina natural.

Para acceder tendrás que hacerlo en barco o a nado, pero al llegar descubrirás un hermoso entorno y podrás disfrutar saltando a la «piscina» desde el acantilado.

Sa Pedrera de Cala D’Hort (Ibiza)

Extraoficialmente, esta bella piscina natural bañada por el Mediterráneo se conoce con el nombre de Atlantis. Está situada al suroeste de Ibiza y para llegar hasta aquí deberás transitar el camino que une Es Cubells con Cala d’Hort para posteriormente tomar el desvío hacia Sa Pedrera.

Encontrarás un entorno cautivador, con un agua intensamente azul que se filtra en las piscinas naturales formadas en las canteras de piedra arenisca. Este rincón recóndito es ideal para relajarse o disfrutar del fondo marino con una sesión de esnórquel.

Punta de Sa Pedrera (Formentera)

Para finalizar esta selección, viajamos hasta Formentera para descubrir una de las más espectaculares piscinas naturales en las Islas Baleares. La misma se encuentra en Punta Pedrera, en un entorno escarpado cercano a la zona de Can Marroig. Sus aguas presentan tonos intensos y el entorno ofrece espectaculares vistas a Ibiza y a Es Vedrà. Para llegar, deberás seguir la ruta verde de Sa Pedrera a través de una zona de reserva natural.

¿Qué te han parecido las anteriores opciones? Como ves, a lo largo de todo el archipiélago balear puedes encontrar bonitas piscinas naturales en las que pasar una jornada diferente. Estamos seguros de que, además de disfrutarlas, no podrás evitar fotografiar un entorno tan singular y bello.