7 frutas exóticas que te recomendamos probar en el Caribe

Uno de los muchos placeres que nos proporciona viajar es poder conocer de primera mano las costumbres de otros lugares, como su gastronomía y los alimentos que crecen en sus tierras. En el Caribe se pueden encontrar frutas exóticas y poco comunes que no puedes dejar de probar.

Sin duda, el Caribe es una fiesta para los sentidos, desde sus paisajes paradisiacos hasta el sonido de los ritmos caribeños. Si visitas la zona, pasea por los mercados locales y tiendas de comestibles para probar las frutas que se cultivan en este lugar de clima tropical.

Guayaba

La guayaba es una fruta muy popular en el Caribe, especialmente en Cuba. Con ella, los lugareños suelen preparar todo tipo de mermeladas y gelatinas; y constituye uno de los principales ingredientes de muchas recetas de repostería.

El sabor de la guayaba es un poco difícil de describir. Es tierna, dulce y aromática cuando está madura, con varios colores según la variedad. Su textura es granulada y contiene en su interior un gran número de pequeñas semillas comestibles.

Carambola

La carambola es agridulce y tiene una forma característica, como de una estrella de cinco puntas. De ahí que también reciba el nombre de fruta de estrella. Su piel es comestible, la pulpa tiene un sabor agrio, es de textura suave y de color amarillo o verde.

Forma parte de muchos platos y se puede encontrar en dos variedades: una más pequeña y agria, y otra más grande y dulce. Son increíblemente jugosas y refrescantes, ideales para los días más calurosos.

Mamey

El mamey es una de las frutas exóticas más extendidas en Florida, México, América Central y las Antillas, siendo especialmente popular en Cuba. Su piel es gruesa y rugosa de color marrón rojizo, mientras que la pulpa de la fruta madura es de color rosa o rojo.

El sabor es dulce, recuerda al del camote, el mango y la papaya, y se usa para hacer helados o batidos deliciosos y refrescantes. También puede comerse directamente del fruto y, en ocasiones, se le añade un poco de jugo de limón o lima.

Rambután

El rambután, conocido también como lichas, mamón chino o achotillo según el país, es una fruta nativa del sudeste de Asia,pero también se puede encontrar en el Caribe, pues prospera mejor en climas tropicales. Crece en el árbol homónimo que puede alcanzar hasta los 27 metros de altura.

El fruto es parecido al lichi y al longan. Su pulpa blanca, translúcida, tiene un sabor dulce y contiene una semilla en el centro. Su inconfundible apariencia a menudo se compara con la de un erizo de mar.

Guanábana

La guanábana, también conocida como graviola, es el fruto de la Annona muricata, un tipo de árbol originario de las regiones tropicales de América. Esta fruta de color verde tiene una textura cremosa y un sabor fuerte que a menudo se compara con la piña o la fresa.

Se suele comer cruda, cortando la fruta por la mitad y sacando la pulpa. Es popular por su delicioso sabor y porque se le atribuyen algunos beneficios para la salud, pues contiene una buena cantidad de fibra y vitamina C.

Pitahaya o fruta del dragón

La pitahaya o fruta del dragón crece en el cactus Hylocereus, cuyas flores solo se abren por la noche. La planta es nativa del sur de México y de América Central. Hoy en día, se cultiva en todo el mundo.

Es un fruto colorido rojo y verde con pulpa blanca con diminutas semillas negras, de textura similar a la de un kiwi. Aunque su apariencia es muy llamativa, el sabor es sorprendentemente sutil.

Zapote

El zapote es otra de las frutas exóticas que se come mejor cuando está madura. Es muy consumida porque se le atribuyen una serie de beneficios para la salud. Se cree que refuerza el sistema inmune y previene varias infecciones bacterianas por la vitamina C que contiene.

Estas son solo algunas de las frutas exóticas que podrás probar en el Caribe, ¡pero hay muchas más!

Recuerda que un viaje es una experiencia que se disfruta con los cinco sentidos. No olvides endulzar tus vacaciones con estas frutas deliciosas y variadas.