8 monumentos en Barcelona que merece la pena conocer

Barcelona, la cosmopolita capital de Cataluña, destaca por su riqueza en arte y arquitectura. Por ello, en este artículo te contamos cuáles son los monumentos de la Ciudad Condal que no debes perderte cuando la visites.

Esta localidad española ubicada a orillas del Mediterráneo fue asentamiento de diversos pueblos a lo largo de la historia. Aún hoy podemos vislumbrar, a través de sus calles y edificios, el rico pasado de esta ciudad.

Principales monumentos en Barcelona

Barrio Gótico

Es el núcleo más antiguo de la ciudad y uno de los más espectaculares despliegues de arquitectura gótica de toda Europa. Sus estrechas y laberínticas callejuelas te sumergirán en la Barcelona medieval y su gran oferta de bares, restaurantes y tiendas te permitirá respirar el ambiente vibrante y lleno de vida que caracteriza a la capital catalana.

Catedral

Sin salir de este distrito nos encontramos con la imponente Catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia. Levantada sobre un templo románico, esta magnífica edificación presenta un marcado estilo gótico, acorde al barrio en el que se asienta. Fueron necesarios 150 años para ver finalizada esta obra arquitectónica que recibe cada año a tres millones de visitantes. 

Plaça de Sant Jaume

A pocos metros de la catedral encontramos la Plaça de Sant Jaume: el centro político de la Ciudad Condal. La anteriormente conocida como Plaza de la Constitución, reurbanizada a principios del siglo XIX, alberga dos de los más importantes edificios de la ciudad: el Ayuntamiento de Barcelona y el Palacio de la Generalidad.

Casa Batlló

En el número 43 del Paseo de Gracia encontramos esta majestuosa construcción modernista, obra de Antoni Gaudí. Por encargo de un destacado hombre de negocios de la ciudad que había adquirido recientemente el edificio, el famoso arquitecto llevó a cabo una completa remodelación. 

Tanto la fachada como el interior fueron totalmente modificados, dando lugar a un espacio de gran valor artístico y enorme funcionalidad.

Casa Milà

En la misma avenida encontramos otra de las mayores obras de arte del arquitecto catalán. La Casa Milà, también conocida como La Pedrera, es una oda a la innovación. Sus soluciones ornamentales rompen por completo con el estilo arquitectónico de su tiempo.

Ejemplo de ello son las imaginativas forjas en hierro presentes en las puertas de acceso y en las barandillas de los 32 balcones. Sin olvidar, por supuesto, la originalidad de las chimeneas, torres de ventilación y demás elementos que hacen de la azotea de este edificio un ejemplo de calidad estética.

Otros monumentos en Barcelona que no te puedes perder

Castillo de Montjuic

En la cima de la montaña de Montjuic se levanta esta antigua fortaleza militar. Debido a su enclave privilegiado, la fortificación sirvió para la defensa de la ciudad, convirtiéndose más tarde en prisión.

El castillo, que en la actualidad es propiedad del Ayuntamiento de Barcelona, encierra entre sus muros siglos de historia yconstituye un lugar privilegiado para disfrutar de unas maravillosas vistas de la ciudad.

Plaza de España

Además de ser la segunda plaza más grande del país, se ha convertido en uno de los espacios más emblemáticos de la ciudad. En ella se ubica el centro comercial Arenas de Barcelona, que ocupa el espacio de una antigua plaza de toros, manteniendo su fachada original.

A tan solo unos pasos se encuentra la Fuente Mágica de Montjuic, que ofrece un vistoso y más que recomendable espectáculo de agua, música y color.

Monumento a Colón

Este conjunto escultórico ubicado en la plaza del Portal de la Paz se erigió en homenaje al descubridor Cristóbal Colón. Formó parte de las obras de mejora del litoral con motivo de la Exposición Universal de Barcelona de 1888.

Con sus 56 metros de altura, ofrece unas espectaculares vistas panorámicas de Barcelona desde su mirador, situado a los pies de la estatua.

Mucho más que monumentos en Barcelona

A pesar de su innegable riqueza arquitectónica y escultórica, Barcelona tiene mucho más que ofrecer. Su gastronomía, su cultura, su ambiente, el siempre presente mar Mediterráneo… 

Las innumerables alternativas de ocio y diversión harán de tu visita a la Ciudad Condal un acontecimiento para el recuerdo. Cuando descubras Barcelona, desearás regresar.