Conoce las esculturas más famosas de Oviedo

• por Ana Belén Moreno

El paisaje urbano de Oviedo está adornado por esculturas dedicadas a personajes relevantes o que son puramente artísticas. Por ello, son muchas las estatuas que podrás admirar durante un relajante paseo por la ciudad asturiana. Más allá de la célebre La Regenta, ¡descubre algunas de las más destacadas!

La Encarna con chiquilín

La Encarna con chiquilín es una escultura de Sebastián Miranda, realizada en bronce en 1955. Durante tu ruta por las esculturas de Oviedo podrás verla en la Calle Uría con Marqués de Santa Cruz, al lado del Parque de San Francisco.

Esta obra es una copia realizada tras la muerte del artista, una reproducción aumentada del original. La realizó el Ayuntamiento de Oviedo, una vez pagados todos los derechos de esta y otras obras de Sebastián Miranda. Esta obra es un homenaje a la maternidad.

Esperanza caminando

Otra de las esculturas más famosas de Oviedo es la conocida como Esperanza caminando. La podrás ver frente al Teatro Campoamor. Esta figura representa a una joven estudiante caminando, absorta en un libro, sin darse cuenta del mundo que la rodea.

La escultura, de bronce, es obra de Julio López Hernández y se inauguró en 1998. Es la única obra de Julio López Hernández en la ciudad de Oviedo. Representa a una estudiante leyendo un libro, lo que simboliza ​la tradición universitaria de la ciudad.

Mavi

Si tienes pensado viajar a Oviedo, tienes que pasar la plaza del Concellín, en La Corredoria, para ver a Mavi, una escultura de Santiago de Santiago. Fue colocada frente a la fuente de la plaza la plaza Longoria Carbajal, en 1994, pero más tarde se sustituyó por otra escultura del mismo autor: La Piedad.

La escultura está tallada en piedra volcánica y bronce. Representa a una mujer joven arrodillada que cubre su rostro con la mano.

Estatua de Luis Riera Posada

Luis Posada Riera fue un abogado español que fue nombrado alcalde de Oviedo en 1979. También fue presidente de la Corporación Municipal, así como presidente del Centro Asturiano de Oviedo, y de la Sociedad de Festejos Ovetense.

Luis Riera Posada falleció el 24 de marzo de 2007 en la ciudad a la que dedicó la mayor parte de su vida. En diciembre de 2000, una calle recibió su nombre. Esta escultura de bronce se inauguró en 2008 y es obra de Manuel García Linares.

Las Meninas

Las estatuas de Las Meninas se encuentran en el Paseo de los Álamos y fueron diseñadas por Manolo Valdés. Estas estatuas se colocaron para celebrar el 125 aniversario del Centro Cultural de Cajastur.

Para crear su obra, el artista estudió el trabajo de Picasso, Matisse, Rubens y Velázquez. Hoy, Las Meninas representan un rasgo distintivo de la ciudad y forman parte de su patrimonio cultural.

Woody Allen

La ciudad de Oviedo dedica esta escultura al famoso actor, guionista y director de cine Woody Allen en agradecimiento por sus elogios a la ciudad. Se trata de una estatua de tamaño real de Woody Allen que se colocó en la calle de Pelayo en 2005.

La estatua se inauguró después de que el famoso director de cine dedicara elogios a la ciudad al recibir el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. Esta pieza es obra del escultor y pintor asturiano Vicente Martínez-Santarúa Prendes.

La pensadora

La pensadora es otra de las esculturas más famosas de Oviedo que podrás ver durante tu ruta. Está ubicada en la calle Argüelles, cerca del Teatro Campoamor. Se trata de una reproducción en bronce de una talla de madera de 1968 de José Luis Fernández.

Fue inaugurada en la Plaza del Carbayón en 1999. Esta obra es una réplica en mayores dimensiones de la talla que realizó denominada Mujer sentada. La pensadora representa a una mujer con la mirada clavada en el horizonte, inmersa en sus pensamientos.

Oviedo cuenta con más de un centenar de esculturas repartidas por toda la ciudad. Si tienes pensado visitar la capital asturiana, no te pierdas la ruta por sus esculturas más famosas.