Consejos para los que viajan con su mascota

Cada vez son más las personas que deciden viajar con su mascota. Hoteles, restaurantes, aerolíneas… poco a poco, el sector turístico ofrece más facilidades para que conozcas el mundo llevando contigo a tu animal de compañía. 

No obstante, hay algunos puntos clave que has de tener en cuenta si planeas salir de viaje con tu mascota. Conocerlos te permitirá asegurarte de que ambos disfrutéis de la experiencia lo máximo posible.

Viajar con tu mascota, ¿la mejor decisión?

Lo primero que hay plantearse a la hora de viajar con un animal es si esta es una buena decisión. Por supuesto, ellos son un miembro más de la familia, deseamos que vengan con nosotros y sabemos que sufren si nos alejamos. Sin embargo, en función del animal, de su personalidad y de las características del viaje, en ocasiones será preferible que no nos acompañen.

Si vas a dormir cada noche en un hotel diferente, posiblemente algunos animales sufran en exceso con el trasiego y la novedad. En estos casos será preferible modificar las condiciones del viaje o tomar la decisión de dejar a nuestra mascota a cargo de alguien de confianza.

Medio de transporte

Asegúrate de que el medio de transporte en el que deseas viajar permite llevar animales. Generalmente tanto autobuses, como trenes e incluso aviones ofrecen la posibilidad de acceder con tu mascota. No obstante, cada transporte y cada compañía cuenta con sus propias condiciones.

Los animales más comúnmente aceptados son perros, gatos, hurones y aves (no de corral). Pero, además, suelen existir restricciones en cuanto a peso y medidas. Normalmente solo se permite viajar con animales pequeños, que no superen los 10 kilos de peso con transportín incluido.

En los aviones, las mascotas (perros y gatos) pueden viajar en bodega, y suele ser necesario pagar un suplemento. Pero, sin lugar a dudas, la mejor forma de asegurar los requisitos específicos es visitar la web de cada compañía o contactar con su servicio de atención al cliente.

Tanto si viajamos en alguno de estos medios como en nuestro propio vehículo, el transportín se convertirá en nuestro mejor aliado. Es el mejor complemento para que nuestra mascota viaje segura y cómoda en un espacio que le resulta familiar.

Para favorecer que el animal se sienta a gusto en el transportín podemos acostumbrarlo a pasar dentro pequeños periodos de tiempo de manera progresiva. Planear el viaje con anticipación nos permitirá practicar con trayectos cortos.

Elegir destino al viajar con una mascota

● diario de viaje ● / Flickr.com

Al viajar con una mascota deseamos que la experiencia sea agradable para ambos. Por tanto, hemos de tener en cuenta las necesidades y preferencias de nuestro compañero.

Es necesario informarse de la existencia, en el destino elegido, de alojamientos y establecimientos de restauración en los que nos permitan acceder con nuestra mascota. Además, hemos de asegurarnos de que el hospedaje y las actividades son las adecuadas.

Algunos animales se ponen nerviosos y sufren estrés en presencia de otros. En este caso quizá sea preferible seleccionar un alojamiento particular en lugar de un gran hotel. Además, tratemos de programarnos para no pasar todo el día fuera: si lo hacemos aumenta la probabilidad de que nuestra mascota sufra y pueda, incluso, realizar desperfectos o molestar en el alojamiento.

Si vamos a viajar con un animal seleccionemos actividades que cubran sus necesidades. Un perro será mucho más proclive a pasear tranquilo por el casco urbano de una ciudad si antes hemos realizado una larga caminata por el bosque o por una playa canina.

Comienza el viaje

Ha llegado la hora de comenzar a preparar el equipaje. Es imprescindible que no olvides llevar contigo toda la documentación necesaria en regla. Infórmate de los requisitos específicos de tu lugar de destino, pero recuerda coger siempre el pasaporte de tu mascota.

Igualmente recuerda llevar todo aquello que necesites en tu día a día. Correas, arneses, juguetes, caja de arena, bolsitas para las deposiciones… Es recomendable añadir también un botiquín de primeros auxilios y la comida habitual. Si esto no es posible, al menos investiga donde adquirirlo ya en el destino.

Por último, procura que el animal ayune unas dos horas antes del viaje y que, en la medida de lo posible, realice sus necesidades antes de comenzar. Si tu mascota se marea, acude al veterinario para que te recomiende alguna solución. ¡Ya estáis listos para compartir una apasionante aventura juntos!