Cueva de los Verdes en Lanzarote: una experiencia inolvidable

Lanzarote es una isla del archipiélago canario que goza de días largos y soleados y de un magnífico clima durante todo el año. Pero, además de por sus extensas playas, este enclave destaca por la belleza de su paisaje volcánico. Por ello hoy hablaremos de la Cueva de los Verdes, una joya subterránea esculpida por la naturaleza y el tiempo.

El origen de la Cueva de los Verdes

Irene Grassi / Flickr.com

Situado al norte de la isla se encuentra el volcán Monte de La Corona. Hace más de 4.000 años este entró en erupción, y una ancha corriente de lava a más de 1.000 ºC de temperatura comenzó a descender hacia la costa oriental.

Mientras la lava más compacta se enfrió en la superficie, solidificándose, un río de lava fluida continuó corriendo por debajo, dando lugar a una gran cavidad alargada. De esta manera se conformó uno de los tubos volcánicos de mayor extensión e interés del mundo.

La galería, en sus más de seis kilómetros de recorrido, se prolonga desde el cráter del volcán hasta el océano Atlántico, contando con un tramo final submarino de unos 1.500 metros denominado Túnel de la Atlántida.

Años de historia

La historia de la Cueva de los Verdes se encuentra muy ligada a la de la propia población de Lanzarote. Durante años sirvió como resguardo a los aborígenes de la isla y, más adelante, en los siglos XVI y XVII, fue utilizada como refugio frente a los ataques e invasiones de piratas berberiscos.

Ya en el siglo XIX, esta magnífica formación volcánica comenzó a despertar el interés de científicos e investigadores que se desplazaban hasta la cueva para estudiar la singularidad de sus formaciones.

No fue hasta 1964 cuando se realizó una interesante y respetuosa intervención para que el interior de la gruta pudiera ser visitado y disfrutado. En la actualidad cuenta con un recorrido de 2 kilómetros de longitud acondicionado para los turistas.

En el interior de la gruta

Jesús Soto fue el encargado de iluminar la oscuridad de este majestuoso paraje natural. Sin embargo, en lugar de limitarse a colocar un alumbrado sencillo que permitiese a los espeleólogos trabajar sin riesgo en el interior de la gruta, decidió ir mucho más allá.

Sus conocimientos técnicos, y su respeto y admiración por esta galería volcánica, le permitieron llevar a cabo un exquisito y sorprendente trabajo de iluminación que magnifica la magia natural de este lugar.

Los sutiles tonos ocres, grises, verdes y rojizos acompañan este fascinante viaje al interior de la tierra. Mientras transitas los entresijos de galerías superpuestas sentirás que te has desplazado a una realidad misteriosa y fascinante. Efecto que se verá acentuado por la adecuada ambientación musical que parece surgir directamente de la roca.

El constante flujo de aire exterior y una temperatura que se mantiene en torno a unos agradables 20 grados, ayudan a proporcionar una confortable sensación ambiental durante todo el trayecto.

Los rincones de la Cueva de los Verdes

Más allá de su relevancia como punto de interés turístico, no hemos de olvidar el gran valor geológico que presenta la Cueva de los Verdes. Por ello, en su interior se localiza el núcleo principal de la estación geodinámica de Lanzarote. Un laboratorio en el que se ensayan nuevas técnicas de estudio de la tierra.

En el corazón de la gruta se ubica un insólito auditorio con capacidad para 350 espectadores. En él, música y naturaleza se combinan para ofrecer un espectáculo inolvidable. Gracias a su magnífica acústica, este lugar acoge diversos festivales y conciertos.

Además, a lo largo del recorrido encontrarás rincones de extraordinario interés como la Sala de las Estetas, el Soplo de Dios, la Garganta de la Muerte, o la Puerta Mora. Sin olvidar que podrás observar e inmortalizar los famosos estalafitos que recubren los rincones.

Adicionalmente, en el interior de la misma cripta donde se encuentra la Cueva de los Verdes, están también ubicados los Jameos del Agua, por lo que podrás visitar ambas creaciones el mismo día.

Estos últimos se encuentran en la sección del túnel más cercana a la costa y cuentan con una laguna interior originada por filtraciones marinas. Un hermoso paisaje, hogar del endémico cangrejo ciego al que podrás contemplar durante tu visita.

Se trata, en definitiva, de una experiencia magnífica e inolvidable. Una parada más que recomendada si decides viajar a Lanzarote.