Descubre los castillos de Tenerife

• por Antonella Grandinetti

Las Islas Canarias atraen a miles de turistas cada año debido a sus espectaculares playas, que nada tienen que envidiar a las del Caribe. Sin embargo, cada una de las islas tiene mucho más para ofrecer al turista. ¿Te gustaría descubrir los castillos de Tenerife?

Como lees, la maravillosa isla de Tenerife no solo es un paraíso para practicar surf, paddle surf, esnórquel o buceo. En pleno Tenerife puedes viajar al pasado a través de un recorrido histórico. ¿Sientes curiosidad?

Los castillos de Tenerife

Tenerife era dueña de imponentes castillos, capaces de quitarte la respiración. Anímate a descubrirlos uno a uno. Prepara tu móvil, porque querrás tomar un sinfín de fotografías.

Es importante señalar que los castillos de Tenerife se encuentran cerrados al público. Es decir, que podrás verlos por fuera, pero no acceder a sus recintos. No obstante, el Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo suele organizar, de octubre a junio, la Ruta de los Castillos, que permite visitar por dentro estas edificaciones. ¡Estate atento e infórmate antes de viajar!

Castillo de San Juan Bautista

El Castillo de San Juan es uno de los grandes emblemas de Santa Cruz de Tenerife. De hecho, es una visita obligada si pasas al menos un día en la ciudad.

Esta edificación del año 1644 se alza sobre la costa, mirando al mar. Se cree que se construyó para defender la zona sur de la ciudad hace varios siglos, cuando la zona recibía el nombre de la Caleta de los Negros. Por ello, a día de hoy muchas personas se refieren a él como «castillo negro». Merece la pena señalar que este apelativo puede hacer referencia también a su color oscuro.

Bien merece una visita la Casa de la Pólvora, el polvorín del castillo de San Juan que fue construido en 1756 y que podía albergar hasta 3.000 quintales de pólvora. ¿Te lo puedes imaginar?

Castillo de San Cristóbal

El Castillo de San Cristóbal fue edificado para sustituir al Cubilete Viejo. La fortaleza era cuadrada, con alrededor de 50 por 53 metros de superficie, y poseía unas murallas de más de 8 metros para su protección.

Dicha edificación sufrió diferentes ataques y ocupó un lugar de privilegio en importantes acciones de guerra. Por ejemplo, al enfrentarse a la escuadra de Blake en 1657 o a Nelson en 1797. Además, fue sede del Gobierno Militar de 1859 hasta 1926.

En el año 2006, se descubrieron los restos de este castillo cuando se realizaba la remodelación de la Plaza de España. Un par de años más tarde, nació el Centro de Interpretación «Castillo de San Cristóbal», que permite a los visitantes entender la importancia del mismo. Su exposición alberga El Tigre, un cañón de enorme valor histórico.

Castillos de Tenerife: Paso Alto

El Castillo de Paso Alto se construyó en el siglo XVII. Destaca por ser una edificación semicircular de un lado e irregular del otro. Su función era proteger la zona norte de Tenerife. De hecho, constituía uno de los pilares de defensa de la ciudad junto a los anteriormente mencionados.

En 1774, un terrible temporal arruinó la antigua edificación y obligó a una refacción durante los años posteriores, aunque no se alteró en general el formato original de la fortaleza. En la actualidad, es posible contemplar solamente una parte de los restos de este baluarte con sus respectivas placas identificativas.

Los castillos de Tenerife te permiten conocen y entender la historia local. Anímate a llevar a cabo este recorrido y sumérgete de lleno en el pasado de la isla.