El café cubano: por qué es diferente

La gastronomía cubana tiene influencias palpables de la africana, española y taína. Por este motivo, es normal encontrar combinaciones de técnicas, especias y sabores de diferentes partes del mundo. Ahora bien, si hay algo que destaca es el café cubano, una bebida con un sabor particular.

El café cubano, un símbolo de la región

Si bien los orígenes del café continúan aún en discusión, algunos historiadores señalan que fueron los oromo (un pueblo antiguo de la actual Etiopía) quienes descubrieron la planta del café.

Desde allí, se habría extendido a otros países africanos, como Egipto y Yemen. De hecho, las primeras informaciones fiables sobre la existencia del café se registraron en este último.

Más tarde, llegó a Arabia, donde los granos se tostaron y adquirieron el sabor que conocemos hoy en día y, finalmente, arribó a Europa.

Hay quien atribuyea Cristóbal Colón y a los posteriores conquistadoresla llegada del café a Cuba. Debido a las favorables condiciones climáticas, comenzó a cultivarse la planta del café en tierras cubanas y, poco a poco, fue naciendo la cultura cafetera en la isla.

¿Qué es el café cubano?

El café cubano es una de las bebidas más representativas del Caribe. Como lees, más allá de su nombre, se sirve en muchos otros países además de Cuba.

Destaca por su sabor fuerte, intenso y concentrado, ya que se elabora a partir de los granos de café tostados más oscuros. ¿Y en qué se diferencia de otros cafés intensos? Sencillamente en que el café cubano ya se sirve endulzado. Este es el gran secreto de la bebida.

En el pasado, se preparaba con agua azucarada que se vertía sobre el café, colocado sobre un embudo de tela para colarlo. Para que fuera aún más intenso, algunos habitantes de la isla volvían a colar el café. Así nació la bebida conocida como zambumbia.

Con la invención de la cafetera italiana, el modo de elaboración, al menos en ciudades como La Habana, cambió.

Cómo prepararlo

La realidad es que existen tantas recetas como personas. De esta manera, es prácticamente imposible compartir una receta de café cubano. Sin embargo, ¡lo intentaremos!

Ingredientes para 2 tazas

  • 14 gramos de café tostado oscuro
  • 2 tazas de agua medidas con la cafetera italiana
  • 2 cucharaditas de azúcar

Elaboración

  1. Colocamos el agua en la parte inferior de la cafetera italiana y el café, en el filtro.
  2. Enroscamos la cafetera y, una vez lista, la ponemos sobre el fuego. Es importante que dejemos la tapa abierta para ver cuándo comienza a subir el café.
  3. Cuando comienza a subir, bajamos el fuego al mínimo y cogemos una cucharadita de café.
  4. Vertemos la cucharadita de café en la taza donde tenemos las dos cucharaditas de azúcar y removemos muy bien para formar una pasta homogénea.
  5. Cerramos la cafetera y dejamos que el café se prepare a fuego lento.
  6. Colocamos la mitad de la pasta de azúcar en cada taza y servimos el café removiendo hasta que se diluya la pasta.
  7. ¡Listo para disfrutar!

En tu próximo viaje al país caribeño, no dejes de disfrutar de un buen café cubano. Verás que los isleños lo consumen durante todo el día y es bastante habitual que lo ofrezcan a los visitantes en señal de bienvenida.

Eso sí, no se te ocurra pedir que le agreguen leche para atenuar su sabor: el café cubano se disfruta fuerte, sin agregar tampoco más azúcar.