Las mejores playas en España: tips para escoger tu próximo destino

España cuenta con más de 8.000 kilómetros de litoral, en su mayor parte dotado de hermosas playas. Sus impresionantes paisajes naturales y su diversidad de costas hacen que millones de viajeros las elijan cada año como destino turístico.

Estas playas son ideales para todo aquel que busque relajarse bajo el sol durante las vacaciones de verano. Desde lugares concurridos repletos de chiringuitos hasta bonitas calas situadas en parques protegidos: hay playas especiales para todos los gustos.

Si quieres descubrir parajes nuevos donde pasar tus próximas vacaciones, aquí te daremos algunas ideas de playas espectaculares que se encuentran en España. ¡Elige la que mejor se adapte a tus gustos y necesidades!

Playa de La Concha, San Sebastián

Situada en el noreste de España, La Concha está considerada como una de las mejores playas urbanas de Europa. Su arena fina y dorada, sus impresionantes vistas de la bahía y su característico paseo marítimo son algunas de las razones.

San Sebastián es una ciudad costera con excelentes pinchos y una playa céntrica situada en la bahía de la Concha, de la que recibe su nombre. Al ser una playa urbana, cuenta con todas las instalaciones y comodidades, ideal para visitar en familia.

La playa de La Concha y sus alrededores ofrecen una amplia gama de actividades a sus visitantes. Así que si lo que buscas es una experiencia diferente a las típicas vacaciones en la playa, San Sebastián es un gran destino.

Playa de Bolonia, Cádiz

Bolonia, en Tarifa, es una playa virgen idílica. Una inmensa duna de arena fina y blanca se eleva sobre esta vasta playa, con bosques de pinos a un lado y las cristalinas aguas del Atlántico al otro. Forma parte del Parque Natural del Estrecho, por lo que tiene una estricta normativa de edificación. Solo hay algunos chiringuitos de madera y restaurantes sencillos.

La playa de Bolonia está situada en un pequeño pueblo pesquero que alberga las ruinas de la ciudad romana de Baelo Claudia, de 2.000 años de antigüedad. Se encuentra entre las favoritas de muchos españoles y también está ganando popularidad entre los turistas internacionales.

Igualmente la visitan personas que practican kitesurf, aunque suele estar más frecuentada por familias que buscan un lugar entre las dunas para relajarse en esta playa del sur de España.

Cala Macarella, Menorca

Cala Macarella es una de las más famosas de Menorca. Y no es para menos, ya que su paisaje es digno de postal. Junto a otros paraísos de la isla del Mediterráneo, como Cala Turqueta o Cala Macarelleta, es una visita obligada para todos los visitantes.

Está situada en el sur de Menorca, a unos 14 kilómetros al sur de Ciudadela, junto a Cala Macaralleta, rodeada de acantilados bajos en los que destaca el verde intenso de su vegetación que se combina con el azul turquesa de las aguas. No hay un rincón mejor para desconectar de la rutina que esta estampa con sus pequeños veleros de fondo.

Playa de Mónsul, Almería

Sus paisajes vírgenes, cuevas erosionadas y una formación de roca volcánica hacen de esta playa una de las más extraordinarias de España. La playa de Mónsul, bañada por el mar Mediterráneo, es una playa de arena fina y aguas cristalinas que se encuentra en el Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar, así que no encontrarás ningún tipo de instalaciones.

Además, es la playa más famosa del parque natural, pues sirvió de escenario para películas como Indiana Jones y la última cruzada. Puedes llegar hasta ella por un camino de tierra de unos 4 kilómetros. Desde allí, puedes caminar hasta la playa naturista del Barronal.

Playa de Benijo, Tenerife

La playa de Benijo presenta un paisaje sinigual. Con espectaculares vistas de la Costa Atlántica y de los Roques de Anaga surgiendo del mar. La tranquilidad que ofrece esta playa es suficiente incentivo para los viajeros que buscan un excelente lugar para la meditación y la relajación.

También es un buen destino para hacer senderismo por la ruta que conecta con las plantaciones más importantes de la zona de Anaga. En temporada de invierno el oleaje lo convierte en un lugar ideal para practicar sur.

No te marches hasta ver la puesta de sol resplandeciente que contrasta el horizonte rojo con las rocas volcánicas. Es, sin duda, el escenario ideal para cualquier fotógrafo.

Playa del Silencio, Asturias

Las playas de la escarpada región de Asturias están consideradas como unas de las mejores del norte de España. Entre ellas encontramos la Playa del Silencio, también conocida como playa d’El Gavieiru.

Ha recibido este nombre gracias a su peculiar forma y características geomorfológicas que la protegen del oleaje y crean un remanso de aguas tranquilas y silenciosas. No dispone de acceso directo, aunque el camino se ha mejorado bastante en los últimos años.

Al igual que en Galicia, el sol no está garantizado en Asturias como en otras partes de España durante el verano, pero puedes aprovechar los días nublados para explorar la región y disfrutar de un poco de cultura.

Playa de Ses Illetes, Formentera

La playa de Ses Illetes es una de las más famosas de la isla. Cada verano recibe miles de turistas que buscan disfrutar de sus aguas cristalinas y arena blanca respaldadas por dunas y pinos. Se puede acudir en coche o en moto si se paga un peaje, pero te recomendamos que vayas en bici o dando un paseo para poder disfrutar mejor del paisaje. No tendrás que pagar nada y contribuirás a proteger el ecosistema.

La playa forma parte del Parque Natural de Ses Salines, y ofrece una de las arenas vírgenes más impresionantes de la isla a pesar de su proximidad al puerto principal de La Savina. Sus aguas turquesas y su arena blanca te dejarán con la boca abierta.

Playa de Papagayo, Lanzarote

Lanzarote es la isla más oriental de las Canarias. Con un paisaje definido por sus orígenes volcánicos, es un destino que atrae a miles de turistas cada año. La playa de Papagayo es una de las más famosas de la zona.

Se encuentra al amparo del Parque Natural de los Ajaches, y destaca por destaca su arena dorada y sus aguas trasparentes. A pesar de ser un entorno casi virgen, hay un chiringuito desde donde poder disfrutar del atardecer.

Playa de Los Lances, Tarifa

La playa de Los Lances es un paraíso para todos los surfistas. La ubicación de Tarifa entre el Mediterráneo y el Atlántico le confiere un microclima único que la hace ideal para observar todo tipo de vida marina, desde delfines hasta orcas e incluso ballenas. Como también suele hacer bastante viento, son muchos los que se acercan a practicar kitesurf.

Sin embargo, estas playas de arena blanca merecen una visita, incluso si no practicas surf. Tanto la playa como los pinos que la rodean están oficialmente protegidos como reserva natural. Además, desde aquí podrás disfrutar de una puesta de sol espectacular.

Se puede llegar a la playa en autobús desde Tarifa o en coche, pues hay un aparcamiento con plazas limitadas. También cuenta con todas las comodidades y servicios: bares, restaurantes, duchas, baños, vestuarios, socorristas y servicios de primeros auxilios.

Caló d’es Moro, Mallorca

Caló des Moro es una de las playas más populares de Mallorca, aunque solo es un ejemplo de los múltiples paraísos naturales que encontrarás en la isla. Está situada al sureste, a unos seis kilómetros de Santañí.

La cala puede ser un poco difícil de encontrar. Además, el descenso es algo complicado, sobre todo, si se acude con niños pequeños. No obstante, merece la pena el esfuerzo, pues encontrarás una cala limpia, de aguas cristalinas en un entorno idílico.

Como has podido comprobar, cada destino cuenta con unas características diferentes, por los que podrás escoger el que más se adapte a tus gustos y necesidades. Pero hay algo que comparten todas estas playas: son lugares con un paisaje espectacular que te dejará sin palabras.