¡Nos vamos a Fráncfort del Meno!

Fráncfort del Meno es una ciudad que se encuentra en el centro de Alemania. Cada año, atrae a miles de turistas debido a que se caracteriza por su elegancia y por lo moderna que es. ¿La razón? En ella se celebran exposiciones, congresos, conferencias y ferias muy importantes. No nos extraña que se considere la ciudad económica de Alemania.

Esta ciudad tiene muchos lugares importantes que ver. Por esta razón, si estás interesado en hacer un viaje a este lugar o, debido a alguna conferencia, te coincide acercarte hasta Fráncfort del Meno, no te pierdas lo que te vamos a contar. ¡Querrás visitarlo todo!

Lugares de interés en Fráncfort de Meno

En Fráncfort de Meno existen muchos lugares interesantes que querrás ver, como la Colegiata de San Bartolomé, también conocida como la Catedral de Fráncfort. Es un edificio gótico que en el año 1867 sufrió graves daños debido a un incendio, aunque hoy en día está completamente reconstruido.

Otro de los lugares que no te puedes perder es la Casa de Goethe, donde vivió el famoso poeta, novelista y dramaturgo. Actualmente, es posible entrar en la construcción para admirar los artículos de la vida cotidiana de este autor, su estudio, dónde comía, la sala de música que tenía…

El Palmengarten o Jardín de Palmeras de Fráncfort del Meno es otro de los lugares que merece la pena visitar. Se inauguró en 1871 y ha batido el récord en cuanto al número de especies de plantas que alberga. Existen guías especializados que te permitirán hacer un recorrido en el que descubrirás todo lo que contiene este jardín botánico.

Tampoco te puedes perder la Plaza Römerberg, el icono de la ciudad. Está rodeada de edificios históricos como el Römer. En este lugar puedes acercarte al Museo Histórico de Fráncfort o a la pequeña iglesia gótica dedicada a San Nicolás. Te aconsejamos que vayas igualmente al Puente de los Suspiros, que recuerda mucho al de Venecia.

Si viajas con niños, un lugar muy recomendado es el Experiminta Science Center. En él, los más pequeños podrán realizar actividades, pruebas, jugar y, lo más importante, ¡se les permite tocar cosas! Un lugar divulgativo en el que los niños darán sus primeros pasos en la ciencia.

Igual de recomendable es la Torre del Meno, construida entre los años 1996 y 1999. Tiene 200 metros de altura y cuenta con 56 pisos y dos observatorios públicos.

Recorrido con el Ebbelwei Express

Si quieres recorrer los rincones más importantes de Fráncfort del Meno de una forma pintoresca y diferente, puedes montarte en Ebbelwei Express, un tranvía muy colorido que te permite relajarte y disfrutar de un agradable paseo al tiempo que descubres lugares de lo más interesantes.

En el caso de que estés cansado de caminar, que tengas poco tiempo para visitar Fráncfort del Meno o que, simplemente, quieras descubrir la ciudad de forma diferente, Ebbelwei Express te espera. Además, podrás disfrutar de pretzels, sidra y música durante el trayecto. Suena genial, ¿verdad?

El Campo de Concentración de Sachsenhausen

Queremos dedicarle un apartado especial al Campo de Concentración de Sachsenhausen, un lugar construido en 1936 que puedes visitar, aunque te advertimos que la experiencia es bastante dura. En ese campo de concentración fueron asesinados judíos, gitanos, opositores políticos, homosexuales o prisioneros de guerra. Sin duda, una parte de la historia que hay que conocer, pero que es realmente terrible.

Para endulzar un poco esta visita y reponer fuerzas, en Oranienburg, la localidad en la que se halla, podrás disfrutar de una de las bebidas típicas de Alemania conocida como Apfelwein. Es un vino de manzana que puede tener hasta 7 grados. ¿Con qué puedes acompañar esta deliciosa bebida? Te recomendamos que pruebes una ración de Handkäse mit Musik, es decir, queso marinado con aceite, cebolla y vinagre. Se le llama “mit Musik” por la “música” que sale del estómago tras comer la cebolla con vinagre.

Como has podido comprobar, Fráncfort del Meno tiene muchos lugares que merece la pena visitar. Aunque algunos de ellos reflejan una historia que fue muy dura y que, todavía hoy, nos emociona, existen otros que no dejarán de asombrarte y que querrás volver a verlos una y otra vez.

Una visita que puedes hacer tanto en familia como en solitario. Aprovecha y descubre los lugares más emblemáticos, acércate al campo de concentración o sumérgete en la diversión del Ebbelwei Express. ¿A qué estás esperando?