¡Nos vamos de paseo por Múnich!

• por Elena Sanz

En la región sur de Alemania, a orillas del río Isar, encontramos Múnich, motor económico, industrial y tecnológico del país. La capital de Baviera es una de las ciudades con mayor calidad de vida del mundo, y un destino turístico que no puedes dejar de conocer. En el siguiente paseo por Múnich descubrirás las principales atracciones y puntos de interés de esta histórica ciudad alemana.

Un fin de semana resulta suficiente para visitar los atractivos más importantes de la ciudad. No obstante, si dispones de más tiempo, Múnich se encuentra en un entorno privilegiado para realizar diversas excursiones a lugares de gran interés como el campo de concentración Dachau o el castillo de Neuschwanstein. Ahora sí, ¡comenzamos nuestro recorrido!

Un paseo por Múnich

Marienplatz

Esta céntrica plaza, situada en el corazón del casco histórico de Múnich, es uno de los lugares que no te puedes perder en tu visita a la ciudad. Originalmente llamada Schranen, fue renombrada como Plaza de María para pedir protección a la Virgen tras una fuerte epidemia de cólera.

Marienplatz constituye el centro neurálgico de la ciudad. De él parten las principales calles comerciales, y es un punto clave para celebraciones y festejos. Especialmente en Navidad, cuando la plaza se llena de puestos de madera con comida y artículos navideños que dan lugar a una estampa llena de encanto.

Además, aquí se ubican algunos interesantes atractivos históricos:

  • La columna de María se erigió en el año 1638 para conmemorar el fin de la invasión sueca y preside el centro de la plaza. Está coronada por una estatua de la Virgen rodeada de cuatro angelitos que simbolizan la victoria frente a la peste, la herejía, el hambre y la guerra.
  • El Nuevo Ayuntamiento es un emblemático y llamativo edificio neogótico desde cuya torre se pueden contemplar unas espectaculares vistas. Además, cada día, en distintos horarios clave, las figuras mecánicas del carrillón recrean escenas históricas captando la mirada de todos los presentes.
  • El Viejo Ayuntamiento, con sus más de 500 años de antigüedad, y la Fischbrunnen (una pequeña fuente reconstruida tras la Segunda Guerra Mundial) también merecen una visita.

Catedral de Múnich

Este templo gótico, sencillo pero imponente por su enorme tamaño, constituye una parada obligatoria en nuestro paseo por Múnich. De la catedral destacan las dos características torres culminadas en sendas cúpulas verdes. Y, aunque parte de la misma fue derruida durante la guerra, aún conserva elementos interesantes como las vidrieras o el magnífico altar de San Andrés.

Palacio de Nymphenburg

Este enorme palacio de estilo barroco, construido a mediados del siglo XVII, fue residencia de verano de la familia Wittelsbach. En tu visita, podrás deleitarte con la decoración interior del palacio, sus magníficos frescos y retratos, y viajar al pasado observando los muebles antiguos que aún se conservan. El salón de baile de estilo rococó y sus extensos y preciosos jardines te dejarán maravillado.

Odeonsplatz

Esta gran plaza debe su nombre a la antigua sala de conciertos, el Odeón, que se ubicaba en este lugar. Se trata de uno de los lugares más bellos de Múnich, por lo que no podrás resistirte a fotografiar sus imponentes y peculiares edificios.

En su parte sur, se encuentra el Feldherrnhalle, un majestuoso monumento erigido en 1841 en honor al ejército bávaro. Su arquitectura se inspira en la Loggia dei Lanzi de Florencia.

La Iglesia de los Teatinos y de San Cayetano, con su particular fachada amarilla, y el Hofgarten (un jardín ideal para desconectar en el corazón de la ciudad) terminan de conformar este incomparable entorno.

¿Qué más debes conocer en tu paseo por Múnich?

Si aún te queda tiempo, te invitamos a visitar el Viktualienmarkt, un amplio, famoso y aromático mercado con más de 140 puestos. También te recomendamos acercarte a la emblemática cervecería Hofbräuhaus, lugar en el que se proclamó la República Soviética de Múnich y que presenció los discursos de Hitler al inicio de la formación del partido nazi.

Igualmente, los amantes de los vehículos no pueden dejar pasar la oportunidad de visitar la fábrica de BMW.

En definitiva, Múnich es una ciudad llena de relevancia histórica, con un extenso patrimonio cultural y arquitectónico y un sinfín de atractivos. Atrévete a conocerla, no te arrepentirás.