Pilar de la Mola, entre los pueblos con más encanto de Formentera

• por Antonella Grandinetti

Pilar de la Mola es un pequeño pueblo ubicado en mitad de la isla de Formentera, sobre el lado este. Destaca por su bello faro y, especialmente, por su mercadillo hippie. Si te gusta conocer lugares diferentes, no puedes dejar de visitarlo.

¿Qué ver en Pilar de la Mola?

Ubicado en la cima de la meseta de La Mola, este pueblo es uno de los más tranquilos de la isla, ideal para quienes deseen vivir unas verdaderas vacaciones relajantes.

La población se organiza a ambos lados de una carretera principal y su edificio destacado es la Capilla de Nuestra Señora del Pilar, una construcción del XVIII que bien merece una visita.

Tras una breve caminata, podrás ver los campos de uva estrella con la que se elaboran los vinos locales.

El mercadillo

SurfGuard / Flickr.com

Sin lugar a dudas, el mercadillo es uno de los principales atractivos de este pueblo. Al hablar de él, se suele hacer referencia al movimiento hippie, aunque este nació bastante lejos de allí y hace muchísimos años.

Sin embargo, las leyendas urbanas señalan que diferentes celebridades se refugiaron en Formentera para disfrutar de la paz y todo lo que puede asociarse a dicho movimiento. Eso sí, son solo historias y no hay ningún dato comprobado.

Sea como fuere, el mercadillo hippie es una realidad aún hoy en día. El mismo se lleva a cabo dos veces por semana, los miércoles y domingos de mayo a octubre, y es de lo más interesante.

Sin lugar a dudas, es el sitio perfecto para que consigas ese souvenir que quieres llevar a casa o ese regalo original y diferente que buscas para regalar a algún amigo, pareja o familiar.

Allí encontrarás toda clase de maravillas realizadas por artesanos locales que van desde bolsos, ropa y bisutería hasta pinturas, cerámicas y productos elaborados con madera, cuero o plata. Además, mientras paseas entre los puestos curioseando lo que tienen, podrás disfrutar de música en vivo.

El faro de Pilar de la Mola

Michela Simoncini / Flickr.com

El otro gran atractivo de la zona es el faro, que se alza a unos 120 metros de altitud y brinda unas espectaculares vistas del mar. Si quieres llegar hasta él, prepárate, porque el camino es en subida.

Una vez en las alturas, descubrirás que a los pies del faro hay un monolito conmemorativo al escritor Julio Verne. ¿Por qué? Pues porque su novela Héctor Servadac está ambientada aquí.

¿Un consejo? El mejor momento para acercarte al faro es a la salida del sol y al atardecer. Los rayos del sol rebotando sobre el mar te dejarán fascinado.

Excursión al Molí Vell

El antiguo molino de viento que molía trigo puede ser visitado. Acércate a él y descubre cómo era su funcionamiento y qué importancia tuvieron los 7 molinos de la isla en su desarrollo.

Senderismo

¿Te gusta el turismo activo? Esta zona de Formentera invita a pasear a pie. Desde el Pilar de la Mola podrás ascender a Sa Talaiassa, ubicada a 202 metros sobre el nivel del mar. Esta es la cima más alta de la isla y tiene unas vistas preciosas.

También puedes realizar el camino de Es Monestir, en dirección al norte. Por supuesto, estos senderos son aptos para llevarse a cabo a pie o en bicicleta.

Fiestas del Pilar de la Mola

Si tienes la suerte de estar en Formentera durante la segunda mitad de julio, acércate el día 24 al Pilar de la Mola. Esa madrugada se celebra la Fiesta de San Juan. Para ello, los locales esperan el amanecer. Se trata de una tradición muy bonita en la que te gustará participar.

Por otra parte, el 12 de octubre se lleva a cabo la procesión en torno a la parroquia del Pilar, además de otros actos para promover las tradiciones locales.

El Pilar de la Mola es un pueblo encantador que te espera para que disfrutes de unas relajantes vacaciones en contacto con la naturaleza. ¿Te animas a descubrirlo?