Recorremos Barcelona a pie: una ruta histórica

Barcelona es una de las ciudades más vibrantes de España, motivo por el que cada año recibe a millones de turistas de todo el mundo ansiosos por conocerla. En este artículo, compartimos contigo una completa ruta histórica para que puedas recorrer la Ciudad Condal a pie cuando tengas ocasión. ¿Estás listo?

Barcelona a pie: las atracciones que no puedes perderte

Si te gusta andar, te enamorarás del recorrido que hemos preparado para ti. La idea es visitar aquellos lugares más emblemáticos de la ciudad catalana.

Los viajeros suelen decir que una ciudad se conoce realmente cuando se camina por ella y, sobre todo, cuando uno se pierde en ella. ¡Allá vamos!

La Sagrada Familia, el símbolo de la ciudad

Empezamos nuestro recorrido histórico por, quizás, el edificio más famoso de Barcelona: la Sagrada Familia. Este templo de culto católico destaca por su gran belleza. Sus intrincadas tallas a lo largo de su fachada, así como sus espigadas torres, no dejan a nadie indiferente.

Obra del famoso arquitecto Antoni Gaudí, la basílica continúa a día de hoy, más de 135 años después de la colocación de su piedra fundamental, en construcción. Se trata de un templo de aspiraciones tan colosales que el mismo Gaudí le dedicó enteramente los últimos 12 años de su vida.

Si tu idea es entrar en la basílica, te aconsejamos llegar a primera hora del día, ya que las puertas se abren a las 9 de la mañana y suele congregarse muchísima gente esperando para poder entrar.

En cambio, si solamente deseas contemplarla por fuera, podrías comenzar tu recorrido de Barcelona a pie por otra obra del mismo arquitecto: el Park Güell, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984, ya que abre a las 8:30 horas. Desde allí hasta la Sagrada Familia podrás dar un largo y tranquilo paseo de aproximadamente 2 kilómetros.

Recorriendo el Paseo de Gracia y la obra de Gaudí

Gaudí y Barcelona se amalgaman de tal manera que pensar en uno sin el otro es casi imposible. Desde su obra cumbre, caminamos hasta la avenida Diagonal hasta llegar al Paseo de Gracia, una de las avenidas más importantes de la ciudad.

Área comercial por antonomasia, podrás descubrir las más exclusivas marcas de moda entremezcladas con destacadas obras de la arquitectura modernista, principalmente de Gaudí, Lluís Domènech i Montaner y Puig i Cadafalch.

En el Paseo de Gracia, encontraremos La Pedrera (Casa Milà), un edificio que llama la atención a simple vista por sus paredes onduladas, inspiradas en las formas orgánicas de la naturaleza.

Continuamos nuestro camino hacia el mar hasta toparnos con la Casa Batlló y su fachada colorida con extraños balcones irregulares. A su lado, se puede contemplar la Casa Amatller, obra de Puig i Cadafalch y, un poco más adelante, la Casa Lleó i Morera de Lluís Domènech i Montaner.

Más adelante nos encontramos con la Plaza de Cataluña, uno de los centros neurálgicos de la ciudad, desde donde se puede acceder a Las Ramblas.

Las Ramblas, la zona más animada de Barcelona

Al descubrir Barcelona a pie, no podíamos dejar de caminar por Las Ramblas, un paseo de 1,3 kilómetrosque termina en el antiguo puerto de la ciudad. Siempre repleto de turistas, se puede descansar un rato en alguna de sus múltiples terrazas, o perderse contemplando a sus artistas callejeros y puestos de recuerdos, flores y plantas.

El puerto y la Barceloneta

Si el tiempo acompaña, seguramente te encante esta parte de la ciudad. Podrás contemplar el antiguo puerto hasta llegar a la célebre Barceloneta, la playa central de Barcelona donde encontrarás toda clase de chiringuitos para disfrutar de un refresco o algo para comer.

La Villa Olímpica

Desde la Barceloneta, caminamos hasta la Villa Olímpica del Poblenou para descubrir, por ejemplo, el Puerto Olímpico construido para festejar los Juegos Olímpicos del año 1992 en la ciudad. 

Un paseo por el Barrio Gótico

Desde la Villa Olímpica, podemos atravesar el Parque de la Ciudadela para llegar hasta el Barrio Gótico. Deslumbra a todos con sus estrechas calles medievales repletas de restaurantes, bares y clubes nocturnos. 

Recomendamos perderse por sus callejuelas e impregnarse del encanto de la zona más antigua de Barcelona. Paseando llegaremos a la Plaça de Sant Jaume, en la que se asientan elAyuntamiento y el Palau de la Generalitat.

A poco más de 200 metros se alza la Catedral Basílica Metropolitana de Barcelona.De estilo gótico, reformada en neo-gótico, se construyó sobre los restos de una catedral románica y de una mezquita.

Barcelona a pie: subimos a Montjuic

Subir a Montjuic implica una larga caminata y, tras el recorrido que hemos recomendado, sugerimos dejarlo para el día siguiente. Pero si todavía te sientes con fuerzas, tras los aproximadamente 7 kilómetros recorridos, allá vamos. 

Desde la catedral, cruzamos nuevamente Las Ramblas, nos paramos a tomar una foto del Palacio Güell (obra de Gaudí) y caminamos hasta llegar a Montjuic. Para subir, tienes tres opciones: continuar andando, coger el funicular o el teleférico. Mientras el funicular es sumamente económico y rápido, el teleférico tiene un coste superior, pero lo compensa con sus magníficas vistas aéreas.

Una vez en Montjuic, podemos realizar infinidad de actividades que van desde recorrer alguno de sus museos como el Museo Nacional de Arte de Cataluñael Museo de Arqueología o la Fundación Joan Miróvisitar el Anillo Olímpico; conocer el Castillo de Montjuïc o, simplemente, pasear por sus jardines y tomar cientos de fotografías panorámicas. 

De camino a Plaza España, nos tomamos un momento para disfrutar de las Fuente Mágica de Montjuic, con su maravillosa y llamativa iluminación de colores.

Recorrer Barcelona a pie es posible, pero ¡prepárate para andar muchos kilómetros! En verano, sobre todo, aconsejamos llevar suficiente agua, protección solar y una gorra para evitar una insolación.