Recorremos Pollensa, un municipio encantador de Mallorca

• por Elena Sanz

En la zona norte de Mallorca se encuentra Pollensa, uno de los municipios más bellos y relevantes de las Islas Baleares. Este encantador rincón alberga magníficos parajes naturales, playas de ensueño y años de historia. Con sus poco más de 16.000 habitantes, este destino enamora a todo el que lo visita. ¿Quieres descubrir por qué? Te lo contamos a continuación.

Por las tierras de Pollensa pasaron numerosas culturas y civilizaciones antiguas. Griegos, romanos, cartaginenses y musulmanes dejaron su legado en las calles de este hermoso pueblo. Además, comprobarás que está situado a varios kilómetros de la costa, ya que sus primeros habitantes trataron de ponerse a salvo de los posibles ataques por mar.

No obstante, es posible disfrutar de formidables playas con todos los servicios necesarios cuando se viaja a Pollensa. Acompáñanos a conocer todo lo que tiene para ofrecerte.

Pollensa, un hermoso rincón balear

Pasea por el pueblo

Comencemos adentrándonos en el rico pasado de Pollensa, aún perceptible en sus numerosos monumentos, museos y edificios históricos. Al caminar por el municipio, comprobarás que se trata de un pueblo lleno de encanto.

En sus estrechas callejuelas empedradas se esconden hermosos rincones e interesantes tiendas artesanales. Por ello, pasear sin rumbo por la localidad es una experiencia deliciosa. Sin embargo, existen ciertos puntos que no te puedes perder:

  • La Plaza Mayor es el centro del pueblo, a partir de la cual emerge el entramado de calles. Fue construida en el siglo XIX y es el centro social del municipio. Cada domingo se celebra aquí el mercado local, con todo tipo de actos que atraen y entretienen al turista.
  • Parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles: no dudes en visitar este templo fundado en 1236 y remodelado varias veces. En su interior, un retablo del siglo XVIII dedicado a la Virgen de los Ángeles capta la atención de todo amante del arte.
  • Puente Romano: si bien su origen romano es dudoso y cuestionado por varios historiadores, lo cierto es que este puente merece ser visitado. Su estructura de dos arcos desiguales es fácilmente reconocible y resulta inevitable trasladarse al pasado al contemplarlo.
  • El Calvari: si deseas contemplar unas espectaculares vistas de Pollensa y sus alrededores, te animamos a subir los 365 escalones que llevan a este impresionante lugar. Si prefieres evitar la escalinata, podrás acceder en coche a través de una carretera.

Playas

El clima cálido y agradable de Mallorca, y específicamente de Pollensa, permite disfrutar de sus paradisíacas playas prácticamente durante todo el año. Tanto si deseas disfrutar de las comodidades de una amplia playa urbana como si prefieres una experiencia más salvaje y natural, aquí encontrarás lo que buscas.

El Puerto de Pollensa y sus alrededores son el destino ideal para quienes buscan disfrutar de playas de arena fina con todas las infraestructuras y comodidades. Un hermoso paseo marítimo y una amplia oferta de ocio y restauración son algunos de los atractivos de la zona.

Para quienes prefieren playas menos masificadas, más tranquilas y naturales, están Cala Murta o Cala Figuera. Hermosos parajes en los que unas aguas turquesas y de gran riqueza biológica se hallan enclavadas entre salvajes y escarpados acantilados.

Naturaleza

Si deseas disfrutar de la conexión con la naturaleza y realizar ejercicio al aire libre, encontrarás una riqueza paisajística inigualable en Pollensa. Numerosos senderos invitan a los visitantes a perderse en la majestuosa naturaleza de la isla a través de interesantes rutas.

El Camí Vell de Lluc ofrece a los senderistas más de 17 kilómetros de recorrido sencillo y bien señalizado. Paisajes imponentes y la Basílica de la Madre de Dios al final del camino invitan a experimentar esta travesía.

Asimismo, la ruta del Fumat acerca al caminante a los extensos pinares de la Sierra de Tramontana. Tres horas de caminata que bien valen el esfuerzo, ya que el entorno natural es incomparable.

Descubre Pollensa

Además de todo lo anterior, el municipio cuenta con numerosas tiendas donde el turista podrá adquirir todo tipo de productos locales. Ropa, souvenirs y los imprescindibles de la gastronomía balear se exponen en estos interesantes y artesanales comercios. En suma, visitar Pollensa es una experiencia que nunca olvidarás.