Saborea las frutas típicas de Canarias

• por Ana Belén Moreno

Degustar la gastronomía típica de un destino cuando se visita no solo es un acto de alimentarse, sino que se convierte en una experiencia que despierta todos tus sentidos. Es el momento de descubrir la cocina típica de un lugar, con sus sabores, texturas, colores y olores.

La variedad de climas y paisajes de la isla repercute en su exquisita gastronomía. Esto se puede ver reflejado sobre todo en las frutas típicas de Canarias. Es posible que hayas oído hablar de los famosos plátanos de Canarias, pero ¿conoces otras frutas típicas de las Islas Canarias? Te traemos las frutas más deliciosas del archipiélago para que las pruebes durante tu viaje.

Plátano de Canarias

La fruta más típica y conocida de Canarias es el plátano. Se trata de un plátano de la variedad Cavendish. La característica distintiva de estos plátanos son las motitas marrones en su piel amarilla, debido a la mayor actividad de las enzimas de esta variedad, que ayuda a madurar la fruta más rápido.

El cultivo del plátano se originó en el sudeste asiático. En el siglo V llegó a África, y desde allí se extendió a las costas mediterráneas. A las Islas Canarias llegó de la mano de los expedicionarios portugueses en el siglo XV.

El plátano de Canarias tiene un sabor intenso y dulce, resultado de su alto contenido en azúcar y bajo en almidón. Desde el punto de vista nutricional, estos plátanos contienen más potasio y fósforo y menos sodio y calcio que los cultivados en otros lugares. Se pueden consumir crudos o como ingrediente de diferentes recetas.

Mango de La Gomera

Otra de las frutas más típicas de Canarias es el mango. Los mangos son originarios de la India, pero crecen bien en las altitudes bajas de Gran Canaria y están en temporada desde finales del verano hasta el invierno.

Uno de los lugares de producción de mango más destacados de la isla de La Gomera es el Barranco de Chejelipes. El Mango de La Gomera es una marca consolidada que promueve un producto sostenible, alternativo y de alto rendimiento.

Los canarios distinguen entre los mangos, que son pequeños, de sabor intenso pero de carne fibrosa, y las mangas, más grandes y sin fibras, pero a veces menos sabrosas. Los mangos pueden ser verdes, amarillos, naranjas o rojos cuando están maduros, pero todos los tipos se ablandan cuando están listos para comer.

Piña en El Hierro

Las piñas crecen en el norte de Gran Canaria, alrededor de Galdar y Agaete, pero la mayoría de las que se ven son de la isla de El Hierro. Aquí se producen 1,5 millones de kilos de piña al año.

Aunque es una fruta muy abundante en la isla de El Hierro, para el inicio de su cultivo se requirió el traslado de tierras fértiles desde las zonas más altas de la isla hasta el Valle de El Golfo, además del acondicionamiento del territorio volcánico de la isla.

Las piñas locales están a la venta todo el año en Gran Canaria. Es una fruta que tiene altos valores nutricionales, especialmente de vitamina C. Su sabor es muy intenso y agradable, un poco menos dulce que las piñas de otras zonas.

Para comprobar la madurez de una piña hay que tirar de una de las hojas de la parte superior. Si se desprende con facilidad, la fruta está madura.

Aguacate en La Palma

Esta fruta tropical canaria que tiene su mayor producción en La Palma. Aparte de una breve temporada al final del verano, hay aguacates en las tiendas y mercados de Canarias durante todo el año.

La calidad del aguacate palmero viene marcada por las particulares condiciones de temperatura, luz, agua y nutrientes del suelo que tiene la isla. Los mejores son los de la variedad Hass, de piel verde o negra arrugada y carne cremosa.

La cremosidad, sabor, color verde y su alto valor nutritivo convierten al aguacate en una de las frutas más versátiles de Canarias. Elige aguacates que estén ligeramente blandos al tacto.

Las frutas típicas de Canarias son una parte indispensable de la cultura y gastronomía del archipiélago. Se caracterizan por sus sabores exóticos y sus colores llamativos. Si viajas a Canarias, no te puedes ir sin disfrutar de alguna de ellas.