Sinéu: una escapada virtual al pueblo mallorquín

Mallorca es internacionalmente conocida por ser un destino turístico de sol y playa. La costa y la sierra de Tramontana acaparan el interés de viajeros y visitantes. No obstante, en el corazón de la isla balear se encuentra Sinéu, un encantador pueblecito lleno de historia y de cultura que merece la pena conocer. ¿Nos acompañas en este recorrido virtual?

Historia de Sineu

A pesar de su actual condición de pueblo rural, Sinéu fue una de las ciudades de mayor importancia en la isla. En las calles medievales de su casco histórico aún se pueden apreciar reminiscencias de su noble pasado.

El lugar que hoy ocupa este municipio ya se encontraba habitado en época de romanos bajo el nombre de Sinium. Pero fue durante el reinado de Jaime II cuando Sinéu vivió su época dorada, llegando incluso a contar con una residencia real.

Desafortunadamente, el castillo que se construyó para alojar a los miembros de la realeza prácticamente ha desaparecido. En su lugar, hoy en día nos encontramos con un convento de monjas de clausura.

Conociendo su arquitectura

Sin duda, uno de los mayores atractivos de Sinéu es su arquitectura. Caminando por su casco histórico, de marcado carácter medieval, se pueden contemplar hermosas casas señoriales desgastadas por el tiempo, pozos antiguos y diversas fachadas adornadas con ramas de olivo. Además del Palacio Real, existen otras construcciones interesantes en el municipio.

La iglesia de Santa María de Sinéu

Esta iglesia parroquial es la edificación más relevante del municipio. La construcción, de la que se tiene constancia desde mediados del siglo XIII, fue destruida en un incendio en el año 1505. A consecuencia de este suceso se llevó a cabo la construcción de un nuevo templo, de estilo igualmente gótico.

Se trata de una iglesia de gran tamaño constituida por una nave central con capillas laterales y una gran cúpula estrellada de base octogonal. Su campanario de siete pisos se encuentra coronado en forma piramidal y alberga seis campanas con nombre propio que también han sido restauradas.

Más concretamente, Antònia, Bàrbara, Extremaunció, Combregar, Feris y Petita volvieron a presidir el campario de Sineu en Marzo de 2007 tras nueve meses de labor de restauración.

El monumento a San Marcos

Los alrededores de la iglesia presentan también algunos puntos interesantes para los visitantes. Junto a ella podemos encontrar un pequeño museo que acoge una importante colección de cerámica medieval.

Y enfrente encontramos el monumento dedicado a San Marcos, patrón del pueblo cuya fiesta se celebra el 25 de Abril. La escultura de cobre, que data del año 1945, representa a un león alado que sostiene el escudo de Sinéu con una de sus patas delanteras.

Otras edificaciones interesantes que merece la pena visitar son el antiguo Convento Jesús María, estructurado en torno a un claustro de estilo barroco y que actualmente es la sede del ayuntamiento. También el Oratorio de San José o el edificio de la estación del tren, que alberga el Centro de Arte de Sinéu.

El mercado de Sinéu

Pero, sin duda, uno de los principales reclamos de esta villa lo constituye su tradicional mercado al aire libre. Una cita semanal que tiene lugar cada miércoles en el centro del pueblo.

Allí, locales y visitantes se reúnen para recorrer sus puestos, en los que podemos encontrar desde alimentos hasta ropa, calzado o maquinaria agrícola.

Es el único mercado en el que se permite comerciar con animales vivos, pudiendo encontrar allí las principales razas autóctonas de Mallorca. Pollitos, burros, ovejas… Una interesante y original experiencia para niños y adultos.

Sinéu: la otra cara de Mallorca

Así, si pensabas que Mallorca solo podía ofrecer mar, arena y diversión nocturna es porque aún no conocías los hermosos territorios del interior. Si estás buscando descansar, conectar con la naturaleza y disfrutar del encanto de un entorno rural, visita Sinéu cuando tengas oportunidad.