Un día en Valencia: ¿qué ver y hacer?

El abundante patrimonio histórico y monumental de Valencia la convierten en uno de los destinos del país con mayor afluencia turística nacional e internacional. Si no quieres perderte las maravillas que esconde, en este artículo te contamos qué ver y hacer en la ciudad en un día.

Capital de la Comunidad Valenciana y tercer área metropolitana más poblada de España, es conocida mundialmente por la fiesta de las Fallas. Durante unos días de marzo la ciudad se llena de enormes y coloridos ninots que se queman al finalizar los festejos, ofreciendo un magnífico espectáculo.

No obstante, cualquier época del año es un buen momento para conocer esta localidad que hace las delicias de los turistas.

Qué ver en un día en Valencia

Museo Fallero

Si viajas a la ciudad fuera de las Fallas pero, aún así, te apetece conocer más de esta arraigada tradición, el Museo Fallero ha de ser tu primera parada. Cada año, uno de los ninots es elegido para salvarse del fuego. A partir de ese momento pasa a formar parte de la exposición de este original museo.

En él encontrarás todas las fallas indultadas, pudiendo hacer un recorrido histórico lleno de color y originalidad desde 1934 hasta el momento presente. Además, podrás observar las fotografías de los mejores ninots.

Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí

Ubicado en el espectacular Palacio del Marqués de Dos Aguas, este museo guarda en su interior una importante colección de azulejos y cerámicas organizada de manera cronológica. De este modo, el visitante realizará un trayecto en el tiempo desde los materiales y técnicas más antiguas hasta las piezas de diseño más actuales.

Un día en Valencia recorriendo su casco antiguo

Catedral de Valencia

De estilo predominantemente barroco, la Iglesia Catedral-Basílica Metropolitana de la Asunción de Nuestra Señora de Valencia conserva elementos de diferentes épocas arquitectónicas; y protege entre sus muros el Grial que se cree que utilizó Jesucristo en la Última Cena.

El Miguelete, la torre campanario de la catedral, con sus 70 metros de altura y sus más de 200 escalones, ofrece unas maravillosas vistas aéreas de la ciudad desde su parte superior. Además, los amantes del arte sacro podrán disfrutar en el Museo Catedralicio Diocesano de numerosas obras.

Puertas de la ciudad

Desde la época romana, Valencia fue una ciudad amurallada. Bajo dominio árabe, el recinto amurallado se amplió y se incorporaron nuevos elementos de defensa como las torres. Ya en época cristiana, el espacio interior triplicó su superficie, quedando las antiguas murallas musulmanas convertidas en un segundo anillo defensivo.

De este pasado amurallado solo se conservan dos de las puertas de acceso a la ciudad: las Torres de Serranos y las Torres de Quart. Los viajeros pueden visitar y subir a contemplar los últimos restos que permanecen de esta fortificación medieval.

Lonja de la Seda

Este edificio es una de las más importantes representaciones de la arquitectura gótica en la ciudad. Símbolo de la prosperidad económica de Valencia durante el Siglo de Oro, recibe su nombre de la industria que más relevancia adquirió en el momento.

Convertida hoy en museo, constituyó el centro de la vida comercial de la ciudad. La Sala de Contratación, con sus ocho imponentes columnas y sus techos abovedados, y el Patio de los Naranjos son dos de los espacios más llamativos de este lugar.

Mercado Central

El elegante edificio de arquitectura modernista es parada obligatoria para todo amante de la gastronomía. Construido en hierro, con azulejos y vidrieras goza de un innegable atractivo arquitectónico. Pero, además, es la localización ideal para realizar un alto en el camino y reponer energías con lo mejor de la tierra. 

Termina el día en Valencia en la Ciudad de las Artes y las Ciencias

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es valencia_ciudad_artes.jpg

Este complejo arquitectónico, cultural y de ocio diseñado por Santiago Calatrava se ha convertido en un icono de la ciudad. Su estilo moderno y vanguardista nos trae de vuelta al siglo XXI tras la medieval escapada por la ciudad.

Conocer más de 500 especies de animales marinos, o asistir a proyecciones en 3D, conciertos y exposiciones sobre ciencia y tecnología son algunas de las alternativas de ocio que encontrarás en el interior de sus edificios. 

Por otro lado, si eres un apasionado de la fotografía, habrás llegado al enclave ideal para terminar tu visita a Valencia con una espectacular sesión de fotos para el recuerdo.