Un paseo por Düsseldorf

En el oeste de Alemania, a orillas del Rin, se encuentra Düsseldorf. Esta atractiva y animada ciudad es un ejemplo de superación y de alta calidad de vida. Una perfecta combinación entre orden y diversión que no te dejará indiferente. ¿Nos acompañas en este paseo por Düsseldorf y sus principales puntos de interés?

Descubrirás que la cara diurna y la nocturna de la ciudad son dos mundos diferentes, que el encanto desborda sus calles y que los atractivos culturales son casi infinitos. Comencemos nuestro viaje.

Un paseo por Düsseldorf

Paseando por sus calles podrás comprobar cómo la tradición y la vanguardia conviven en esta peculiar ciudad comúnmente infravalorada, centro artístico y cultural del país. Además, gracias a su magnífica red de transporte público, desplazarse por Düsseldorf es muy sencillo. Conozcamos los principales puntos de interés que no puedes dejar de visitar.

Ciudad Vieja (Altstadt)

El centro histórico de Düsseldorf es un entramado de limpias y estrechas calles peatonales en las que se puede contemplar el contraste entre la vida nocturna y diurna de la ciudad.

El caso antiguo es un claro ejemplo de superación, ya que el 90% de sus edificios fueron destruidos durante la Segunda Guerra Mundial. No obstante, tomando como base las antiguas murallas, los alemanes reconstruyeron el centro dando lugar al encantador panorama que observamos en la actualidad.

Es aquí donde se encuentran algunos de los principales puntos de interés de la ciudad que repasamos a continuación. Por la noche, se convierte en el entorno ideal para degustar las especialidades gastronómicas típicas en sus múltiples restaurantes y disfrutar del ocio nocturno en la gran variedad de bares, pubs y discotecas que alberga.

Burgplatz

La Burgplatz (o Plaza del Castillo) es una céntrica y animada plaza situada junto al Rin. Fue denominada así por albergar en la antigüedad el castillo de los condes de Berg. Actualmente, en esta edificación solo se mantiene en pie una de las torres que contiene en su interior el Museo Marítimo y una cafetería con unas vistas fantásticas.

En esta misma plaza también encontramos el Monumento de la Ciudad y la Fuente de los Niños Acróbatas, dos interesantes esculturas que conmemoran la historia de Düsseldorf.

Además, durante la Navidad, Burgplatz se convierte en el epicentro de los festejos. Las luces y el mercado navideño llenan la plaza de un encanto realmente mágico.

Paseo Rheinuferpromenade

Este paseo que discurre a la orilla del río Rin, por la zona antigua de la ciudad, es muy popular para caminar, montar en bicicleta o sentarse relajadamente en el césped. A lo largo de este trayecto entre el parlamento y el muelle se encuentran importantes puntos de interés, así como bares y cafeterías cercanas en las que realizar un descanso.

Además, durante los meses de verano, podrás disfrutar de una playa urbana a orillas del río en la que refrescarte o contemplar unas vistas estupendas. También resulta atractiva la opción de realizar una travesía en barco por el Rin, un modo diferente de descubrir la ciudad.

Basílica de St. Lambertus

Este templo del siglo XIV es uno de los más emblemáticos de Düsseldorf y un importante representante del gótico alemán. Construido en ladrillo rojizo, cuenta con una característica inclinación en la torre de la basílica. En su interior, alberga la tumba de San Lamberto y las reliquias de San Apolinar.

¿Qué más visitar durante tu paseo por Düsseldorf?

Otros puntos de gran interés cultural y turístico que no debes perderte en tu visita a la ciudad alemana son los siguientes:

  • Königsallee: esta céntrica arteria comercial rebosa elegancia y lujo. En ella, se encuentran muchos de los hoteles de cinco estrellas de la ciudad, así como las tiendas más exclusivas. Un precioso lugar para pasear, tanto si deseas comprar como si no.
  • Museo Kunstsammlung Nordrhein-Westfalen: los amantes del arte contemporáneo no pueden dejar de visitar este inmenso y completo museo que presenta obras de artistas tanto nacionales como internacionales. Se encuentra dividido en dos secciones (K20 y K21) que se hallan distanciadas tres kilómetros entre sí y se comunican mediante un minibús.

Como ves, Düsseldorf es una ciudad moderna y llena de tradición, ordenada y divertida a la vez, sorprendente y completa. Un destino que merece la pena conocer.