Un paseo por Málaga

Málaga es una extensa y turística ciudad enclavada en la Costa del Sol, en el extremo occidental de Andalucía. Esta localidad costera está llena de encanto y de historia, pues se trata de una de las urbes más antiguas de Europa. Acompáñanos a dar un paseo por Málaga y a descubrir sus rincones.

A pesar de que se trata de una ciudad amplia y muy completa, es posible desplazarse a pie entre sus puntos más importantes. De este modo, podrás llegar fácilmente desde el paseo marítimo hasta su peatonal casco antiguo y viceversa. Sin duda, una gran ventaja para poder conocer el lugar de una forma más cómoda y libre.

Damos un paseo por Málaga

La catedral

Comenzamos el día conociendo una de las protagonistas del recorrido, la emblemática Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación. La misma se encuentra en el emplazamiento anteriormente ocupado por una mezquita, que fue mandada sustituir por los Reyes Católicos tras conquistar la ciudad.

Aunque el proceso de construcción se extendió por más de dos años, los problemas presupuestarios hicieron que la catedral quedase incompleta, presentando únicamente una de las dos torres previstas. De ahí que se le conozca como «La Manquita». 

El templo comenzó siendo gótico y terminó siendo renacentista. Sin embargo, resulta complicado apreciar la majestuosidad de su fachada de mármol dada la estrechez de la plaza en la que se sitúa. Aún así, no te dejará indiferente.

Su interior cuenta con unos techos de inmensa altura, así como con hermosas vidrieras y monumentales columnas. Por todo ello fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1931.

Un paseo por Málaga: la ciudad de Picasso

Si eres un apasionado del arte, tal vez te interese realizar la ruta de Picasso. Esta se compone de varias paradas relacionadas con el famoso pintor malagueño. Visita su casa natal, la iglesia donde se bautizó (Iglesia de Santiago Apóstol) y el museo en su honor ubicado en el Palacio de Buenavista.

La Alcazaba y el teatro romano

Estas dos imponentes construcciones constituyen una verdadera joya y una parada obligada en nuestro paseo por Málaga. Lo primero que sorprende es la accesibilidad, pues ambas se encuentran a pie del del monte Gibralfaro, en pleno centro de la ciudad.

El teatro romano fue construido en el siglo primero, pero fue redescubierto en 1951 debido a unas obras para la realización de un espacio ajardinado. Se trata de una construcción admirable junto a la que no podrás resistir tomarte varias fotografías.

Especialmente teniendo como telón de fondo a la maravillosa Alcazaba de Málaga, que te recordará a la majestuosa Alhambra de Granada. La que fuese fortaleza y residencia de los gobernantes musulmanes alberga un encanto y un misterio que quedarán marcados en tu retina.

Junto a ella encontrarás el señorial Castillo de Gibralfaro, punto más alto de Málaga. Desde él podrás disfrutar de unas espectaculares vistas de la ciudad.

La calle Marqués de Larios

El centro de Málaga es mayoritariamente peatonal y, sin duda, una de sus calles más conocidas y frecuentadas es la calle Marqués de Larios. Esta arteria comercial se encuentra siempre animada y la verás decorada acorde a la época del año en que visites la ciudad.

El paseo marítimo

No puedes irte de Málaga sin disfrutar de la belleza del Mediterráneo, a un solo paso de la bulliciosa vida urbana. Por ello, te invitamos a acercarte hasta el espacioso, moderno y animado paseo marítimo.

Lugar de encuentro por excelencia, en él existe una amplia y variada oferta de hostelería para disfrutar de la mejor gastronomía típica junto al mar. Las mejores vistas y los mejores atardeceres de la ciudad ocurren en este punto.

Pasea disfrutando de la brisa y el característico buen clima que siempre acompaña. Acércate hasta el puerto a contemplar los cruceros y embarcaciones que se funden con el horizonte; o explora la oferta gastronómica de los numerosos bares y restaurantes de la zona.

Un paseo por Málaga es suficiente para enamorarte

Los atractivos turísticos y culturales de la ciudad van mucho más allá de los expuestos anteriormente. Sin embargo, paseando por sus calles descubrirás que el encanto se encuentra en ese aroma de alegría, calor y vida en la calle que se respira en Málaga.