Ammán, la imperdible Ciudad Blanca

• por Antonella Grandinetti

¿Estás buscando un destino exótico para tus próximas vacaciones? La capital de Jordania, Ammán, te espera para sorprenderte con su mezcla de culturas, su combinación de modernidad y antigüedad, y la amabilidad de su gente.

Ubicada en el noroeste del país, específicamente sobre 7 colinas, es una ciudad capaz de enamorar a todo turista que se anime a visitarla. Ammán concentra, aproximadamente, el 40% de la población total de Jordania. Por ello, espera encontrarte con una capital bulliciosa, aunque con un encanto oriental innegable. A continuación, te contamos todo sobre ella.

¿Qué ver y hacer en Ammán?

Ammán es una ciudad de contrastes. Al pasear por sus calles, te toparás con inmensas y antiguas ruinas rodeadas de llamativos grafitis. El arte urbano convive con la historia de la capital de una manera difícil de explicar.

Sentirás que viajas en el tiempo, aunque sin necesidad de un DeLorean, para después volver a encontrarte en el siglo XXI, donde los artistas callejeros dejan sus marcas en las paredes. Curioso, ¿verdad? Y esto no es más que el comienzo…

Ciudadela

Ammán fue hogar de diferentes civilizaciones. Griegos, romanos, bizantinos y árabes la ocuparon en algún momento de su larga historia. Por este motivo, sus yacimientos resultan tan ricos y atractivos. Entre ellos, destaca la Ciudadela. La misma fue construida alrededor del 8.500 a. C. sobre una colina, para tener una visión total de quienes se acercaban.

Entre las ruinas descubiertas, deberías acercarte al Templo de Hércules, del cual solo podrás ver unas imponentes columnas, la iglesia Bizantina y el Palacio Omeya. Este último era un gran complejo que aunaba mezquita, cisternas y otras construcciones. En la actualidad, es posible apreciar una reconstrucción de su cúpula, además de ruinas auténticas con relieves que despiertan admiración.

Para conocer un poco más sobre la historia de la Ciudadela, ingresa en el Museo Arqueológico. Antes de irte, aprovecha para contemplar la ciudad a tus pies. Ten en cuenta que este yacimiento está sobre una colina; por lo tanto, tendrás unas maravillosas vistas de la ciudad desde la altura.

Teatro Romano

El Teatro Romano es uno de los grandes emblemas de Ammán. Los especialistas señalan que fue construido en el siglo II. Más allá de su enorme capacidad, alrededor de 6.000 personas, lo más interesante es que, hoy en día, se ubica en pleno centro de la ciudad.

Durante tu viaje por Jordania, averigua si hay algún espectáculo en el mismo y no dudes en comprar entradas. ¡Es una experiencia única! Además, el teatro tiene dos pequeños museos. Uno exhibe vestidos tradicionales, mientras que el otro aborda la historia jordana.

Teatro Odeón de Ammán

Si bien este teatro es bastante más pequeño que el anterior, bien merece una visita, ya que se encuentra muy bien conservado. Las especulaciones de los historiadores señalan que, seguramente, aquí se llevaban a cabo representaciones de menor envergadura.

Mezquita del Rey Abdullah

Esta mezquita es bastante nueva, ya que fue edificada en 1980 en memoria del abuelo del entonces rey Hussein. Llama la atención por su bonita cúpula celeste. ¿Lo mejor? Puedes ingresar a la misma sin ser musulmán. En el lugar, te prestarán una túnica para cubrirte de ser necesario. Recuerda también que las mujeres deben tapar su cabello.

Zoco de Ammán

Los zocos son los centros reales de la vida en las ciudades árabes y Ammán no es la excepción. No dudes en acercarte a él para disfrutar de platillos tradicionales, comprar un souvenir y llenar tus pulmones del aroma a especias.

Al lado del zoco, está la Mezquita Al Hussein, una de las más antiguas de Jordania. Su construcción se llevó a cabo en el año 640, pero fue reconstruida a principios del siglo XX. Otro sitio que deberías contemplar en la zona es la fuente romana Nymphaeum, que data del siglo II.

Mercado Al bukhari

Cerca de la Mezquita Al Hussein, se emplaza el mercado Al bukhari. Las tiendas de recuerdos te esperan para que adquieras un regalo para tus seres queridos. Antigüedades, decoración y artesanías son otros de los objetos que encontrarás aquí. Por supuesto, ¡prepárate para regatear!

Jabal Amman, el barrio artístico

En una de las colinas sobre las que se asienta Ammán, los hípsters han tomado el control y creado un barrio a su imagen y semejanza. Las tiendas de moda se entremezclan con las cafeterías y los restaurantes, y las paredes están cubiertas de grafitis. ¿Un consejo? La Rainbow Street es imperdible.

Ammán es una ciudad diferente en la que sentirás que el presente y el pasado se entremezclan. ¿Estás preparado para un destino exótico? Entonces, no lo dudes, viaja a Jordania y visita su preciosa capital.